lunes, 30 enero 2023 22:37

Interior dota con modernas pistolas a la Policía Nacional tras la polémica de las Ramon distribuidas a la Guardia Civil

Glock 43X 9mm main 04 Moncloa

Tras la polémica de la dotación con las pistolas israelíes del modelo Ramon a la Guardia Civil, el Ministerio del Interior español ha optado por contratar con la empresa líder del sector, la austríaca Glock, la renovación de los revólveres que usan las unidades no uniformadas de la Policía Nacional.  

La Policía Nacional sustituye los antiguos revólveres por nuevas pistolas subcompactas de precisión para unidades no uniformadas para tal fin se han adquirido un total de 2.976 nuevas armas subcompactas de la marca Glock modelo 43X de gran precisión y capacidad de ocultación. La adquisición de esta arma, que dispara los proyectiles estándares de 9x19mm Parabellum, se ha llevado a cabo, dentro del proceso de modernización emprendido por la Dirección General de la Policía (DGP)  tras un procedimiento abierto por un valor de 1.210.000 euros.

Dentro del proceso de actualización del equipamiento emprendido por la DGP, en estos últimos días del año se ha adjudicado el expediente para la adquisición de las nuevas pistolas subcompactas. El anuncio de procedimiento abierto para la adquisición de un mínimo de 2.000 pistolas subcompactas de dotación individual para determinadas unidades que prestan servicio de paisano, con el tope de dicho importe, fue publicado en la Plataforma de Contratación del Sector Público el 10/08/2022, (expediente Z23AR002/M20).

Una vez realizadas y evaluadas las pruebas técnicas, y a la vista de la oferta económica y las características técnicas del arma, la mejor opción para la administración resultó ser la Glock modelo 43X, de reconocido prestigio a nivel mundial, ampliándose además la petición de las 2.000 previstas hasta la cantidad de 2.976 nuevas pistolas.

La decisión de dotarse de estas modernas pistolas es citada en positivo por la principal asociación profesional de la Guardia Civil JUCIL, aunque alega la discriminación sufrida por la Benémerita en el reemplazo de sus armas individuales con la del también referido calibre, modelo Ramon. Así, JUCIL (Justicia para la Guardia Civil) afirma: “El Ministro del interior Marlaska, cuando se trata de comprar armas para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.               -Policía Nacional, la mejor opción: pistola GLOCK 43X.                                                             -Guardia Civil, la peor opción, peor calidad y más barata; pistola RAMON. Cuando no importa la vida de los guardias civiles”.

En la categórica crítica, añade que:                                                                                     “Marlaska destina pistolas defectuosas a la Guardia Civil tras un  concurso en el que el  60% de la valoración está en el precio del arma, frente a lo parámetros que deberían de regir estas adjudicaciones; seguridad, precisión, operatividad, manejo, mantenimiento, repuestos”              No le faltaría razón a JUClL, porque la pistola Ramon, a cuya compra destinó 3 millones de euros el Ministerio del Interior por un total de 6.000 pistolas, no deja de ser un arma muy similar y más barata de la Glock 19. La Ramon, que fábrica la empresa israelí EMTAN, tiene un precio unitario según la citada licitación de 269 euros, frente a los 305  de la austriaca.  En este sentido JUCIL, añade “La pistola ‘Ramon”, la copia de la buena, que Interior ha repartido entre los agentes de la Guardia Civil. Con 100 disparos ya presenta grietas y de cada 35 probadas, al menos 20 han presentado averías o problemas”.

Volviendo a la compra tramitada por la DGP,   se insiste en la importancia de esta nueva adquisición reside en su utilidad para aquellos servicios policiales en los que la Policía Nacional debe guardar especial sigilo en orden a no revelar su condición de agente de la autoridad. En su desarrollo y ejecución se pone de manifiesto la necesidad de portar un arma de menor tamaño que la reglamentaria de dotación individual, que es la alemana  Heckler & Koch o de Universelle Selbstladepistole /pistola autocargable universal (USP) Compact, también del referido calibre.

Hasta la fecha, para prestar este tipo de servicios, algunos agentes portaban revólveres de pequeño tamaño (de la marca Astra, modelo Cadix 250, de 2 pulgadas con una capacidad en su tambor de 5 cartuchos) proporcionados como armas de dotación colectiva. Esta solución ha dejado de ser la más idónea tanto por el tipo de munición que emplean, los Cadix usan un  potente proyectil específico .38 Special (equivale a un calibre de 9,04 mm), como por la ausencia de recambios para un arma que ya no se fabrica, tras el cierre de la empresa Astra en 1997.

1318 05 Moncloa
El veterano Revolver Astra 250.

Además, los revólveres con los que se contaba hasta el momento, por su reducido tamaño de cañón y el bajo número de cartuchos que pueden contener, han sido una alternativa a desechar, optando por nuevas soluciones mucho más avanzadas que actualmente prestan una capacidad de fuego superior y una mayor precisión en el disparo, manteniendo el reducido tamaño y la discreción en su portabilidad.

La supresión de los revólveres conlleva también una optimización de los recursos existentes, al no tener que adquirirse munición específica para esas armas en concreto y reducir las compras a un único calibre para arma corta, el referido 9x19mm Parabellum. Por tanto, se consigue un arma de alta calidad, con mayor precisión, discreción en su porte por su reducido tamaño y una mayor eficiencia económica en la adquisición de munición y repuestos.

Las planificaciones de la DGT prevén la sustitución,a todo el personal policial que tenga asignado el revólver de la marca Astra, por la pistola subcompacta.