Estos son los grandes beneficios de comer helado en invierno

El helado no es solo para el verano, aunque su consumo se incremente durante los meses de calor. Sin embargo, desde un punto de vista científico, lo estamos haciendo al revés, ya que lo ideal sería tomar el helado en invierno y evitarlo en verano. ¿Cómo es esto posible si el helado nos refresca y ayuda a reducir la temperatura? Eso es cierto, pero en realidad es una sensación que dura muy brevemente, porque al tomar un helado, la cantidad de líquido frío que proporcionamos al cuerpo es muy poca, así que el alivio es temporal. Transcurridos unos minutos, el organismo vuelve a recuperar la temperatura anterior y activar los mecanismos de regulación, como por ejemplo el sudor.

LOS HELADOS EN VERANO NO REFRESCAN

helado

Por otro lado, la mayoría de los helados que consumimos en verano para refrescarnos aportan una cantidad excesiva de azúcares y, por lo tanto, de calorías. Este elevado contenido calórico hace que la temperatura del cuerpo se eleve, así que al final estamos logrando el efecto contrario. Si queremos refrigerar el cuerpo en verano, lo ideal es hidratarse con agua y ni siquiera tiene que estar fría. Cuando el cuerpo dispone de líquidos suficientes, puede regular la temperatura por si solo.