martes, 31 enero 2023 00:46

Ione Belarra socava la estrategia de Pedro Sánchez con el voto de los jubilados

Cerca de diez millones de pensiones. Es la cifra que se ha registrado en España en el pasado mes de diciembre de 2022. Ciudadanos españoles, y futuros votantes en las elecciones generales que se producirán en el país durante este 2023, que parecen ser uno de los claros objetivos de campaña de Pedro Sánchez y el equipo socialista, que no ha dudado en subir las pensiones a apenas unos meses de los comicios nacionales. Un gesto hacia los mayores del país que, sin embargo, no parece ser repetido por la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, que sigue recortando viajes del Imserso, a pesar de haber incrementado su presupuesto.

Los pensionistas se han convertido en una gran masa crítica en España. Y es que más de nueve millones de españoles se encuentran ahora mismo en edad de jubilación, lo que supone un gasto multimillonario para las arcas públicas españolas de forma anual. Un gasto que los pensionistas no llegan a considerar suficiente para cubrir sus necesidades; especialmente, en momentos en los que los precios al alza hacen que muchos jubilados no lleguen a «fin de mes».

Situación que ha sido aprovechada por el Gobierno de Pedro Sánchez, y en especial por la parte socialista del Ejecutivo, para diseñar una de sus medidas estrella de cara al final de la legislatura, y como aparente «preparativo» para la campaña electoral de 2023. Así pues, Gobierno de España, a través del Ministerio de Inclusión y Seguridad Social de José Luis Escrivá, anunciaba a los pensionistas la subida de prestaciones de las pensiones contributivas con la llegada de nuevo año.

«Desde el 1 de enero de 2023, su pensión aumentará un 8,5%, porcentaje que iguala el crecimiento medio de los precios en 2022, garantizando así el mantenimiento del poder adquisitivo de su pensión» explicaba el ministro en una carta dirigida a los más de nueve millones de pensionistas del país. Un incremento que, además, explicaba como una «victoria» del Gobierno gracias a su incansable trabajo.

«El sistema de pensiones es uno de los principales activos de nuestro estado de bienestar, y por ello, hemos trabajado y seguimos trabajando intensamente para reforzarlo y modernizarlo» aseguran en la misiva desde el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social. Palabras que no sólo defienden el trabajo hecho de cara a los pensionistas, sino que también parece poner el valor al Gobierno nacional de cara a estos nueve millones de ciudadanos españoles que, sin duda, se han visto beneficiados por la medida del Ejecutivo a pocos meses de tener que tomar una decisión ante las urnas.

IONE BELARRA HUNDE EL PLANTEAMIENTO SOCIALISTA

Aumento significativo de las pensiones organizado por los socialistas que parece demostrar que, más allá de la gestión del Estado a nivel nacional, el equipo de Sánchez parece estar dispuesto a favorecer a grupos sociales como los pensionistas o los funcionarios, «garantizándose» el visto bueno de parte de la sociedad española a pocas semanas de comenzar la campaña electoral por las municipales, autonómicas y nacionales.

Un movimiento que, sin embargo, podría verse «ensombrecido» por parte de la gestión del Imserso realizada por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 y Ione Belarra. Y es que, a pesar del plan de Pedro Sánchez de cara a los jubilados españoles, parece que la ministra y líder de los morados no está abiertamente dispuesta a favorecer cualquier aspecto que beneficie a este sector.

Así pues, a pesar de que el Imserso contará este año con 72 millones de euros de presupuesto, un 7,5% más que lo contemplado en los Presupuestos Generales del Estado anteriores, lo cierto es que los viajes financiados para los pensionistas españoles parecen haber caído en picado en los últimos años. Y volverán a hacerlo.

En concreto, el Imserso contará con 3.000 plazas menos para los jubilados en este año. Una bajada de plazas a la que se suma el hecho de que serán eliminados los viajes de 15 días de duración, quedando los más cortos a disposición de los pensionistas. Unos recortes que no son nuevos, ya que en 2021 se reducían las plazas a 816.029, siendo un 13% menos que las ofertadas durante el periodo 2018-2019.

Una situación que hace que, a pesar de que los jubilados españoles tengan un aumento relativo de sus pensiones en este 2023 gracias al Gobierno de España, también verán afectadas este año sus posibilidades de viaje a través del Imserso. «Una de cal y una de arena» para los pensionistas que, en apenas unos meses, deberán aplaudir o rechazar estos planes del Ejecutivo nacional a través de las urnas.