martes, 31 enero 2023 00:47

La salida de Irene Montero, clave para la «reconciliación» entre Yolanda Díaz y Podemos

Ione Belarra e incluso Irene Montero tienen claro que no harán nada si no consiguen que su cabeza de lista sea Yolanda Díaz, el problema es que los planes de la vicepresidenta pasan por sacar a todos lo perfiles polémicos. Desde el entorno de la ministra de Trabajo son algo herméticos, pero sí que reconocen que Sumar pretende dejar atrás todos los temas más impopulares como los que no deja de protagonizar Irene Montero, ministra de Igualdad. Yolanda Díaz no descarta una confluencia con Podemos, pero quiere fuera y sin protagonismo a Irene Montero, tal y como aseguran fuentes del entorno de la ministra de Trabajo. Con Ione Belarra la sensación es otra, pero desde luego Yolanda Díaz quiere una formación que se centre en el «terreno de lo indiscutible».

La vicepresidenta del Gobierno se ha convertido en una de las pocas líderes de la izquierda, aunque más de uno ya habla de «la única». Este sentir ha llegado a las puertas de Podemos, que ya no sabe cómo, después de criticar fuertemente en boca de muchos a Yolanda Díaz, seducir a la ministra de Trabajo para que sea su candidata. De momento, Sumar se mantiene hermético y con pocos fichajes. De hecho, hay muchas formaciones que aún no se han integrado en el partido pese a que quieren hacerlo y pese a que la propia Yolanda Díaz tiene intención de sumarles al proyecto. La vicepresidenta del Gobierno quiere mantenerse en un perfil bajo hasta nueva orden, pero sabe que Irene Montero no es alguien que precisamente «sume».

Este comentario se ha escuchado más de una vez en los pasillos del Congreso. Yolanda Díaz no quiere a Irene Montero en su proyecto porque se ha convertido en una auténtica caricatura de lo que era. Hablar de que «echa de menos el Metro» es un ejemplo perfecto para escenificar, según cuentan fuentes del entorno de la vicepresidenta del Gobierno, lo que Yolanda Díaz no quiere en Sumar. Y si a esto le sumamos las chapuzas técnicas llevadas a cabo por la ley del solo sí es sí u otras normas o polémicas protagonizadas por Irene Montero, queda claro que no es precisamente lo que Yolanda Díaz quiere en su proyecto. Y de momento solo ignoran las constantes llamadas de atención de Podemos, pero llegará el punto en el que habrá que decir «no».

La ministra de Igualdad sabe que es un punto de fricción para reencauzar la relación con Yolanda Díaz. Lo sabe porque fuentes de Podemos insisten en que va por libre y en que las llamadas de atención de la ministra a la vicepresidenta están «envenenadas». Fuentes de Podemos aseguran que la intención de Irene Montero al llamar la atención de Yolanda Díaz y al pedirle que sea su candidata esconde, en realidad, la intención de escenificar ante los votantes de Unidas Podemos que Yolanda Díaz quiere aislarse en su proyecto y ser ella la que decida quién forma parte de la plataforma y quién no, como en los partidos tradicionales. Irene Montero no tendría, según las fuentes, la intención directa de que Yolanda Díaz se reconcilie con el partido morado, sino que querría socavar su popularidad ante los suyos.

Esta teoría ha circulado por Podemos y la replican las fuentes del partido morado con cierta asiduidad. Pero desde el entorno de Yolanda Díaz aseguran ser inmunes porque llevan tiempo convencidos de que Irene Montero no debe formar parte del grupo y mucho menos tener una posición elevada en las listas. Es, de hecho, un punto clave en este asunto porque Irene Montero es una de las pocas que Yolanda Díaz quiere más lejos que nunca, aunque ahora se haya convertido en una gran diana que descarga al Gobierno de toda responsabilidad.