lunes, 30 enero 2023 17:51

Margarita Robles se queda sin militares: más jubilaciones, menos dinero

Las Fuerzas Armadas parecen estar quedándose sin profesionales dispuestos a seguir sirviendo a España. No, al menos, por el sueldo que está dispuesto a pagar el Gobierno de España a través del Ministerio de Defensa de Margarita Robles. Unos datos que ha mostrado el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN), y que lamentan muchos profesionales integrados en las Fuerzas Armadas, que siguen sintiéndose infravalorados por el departamento de Robles, no sólo en comparación con otros cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, sino también de cara al trabajo que realizan dentro y fuera de las fronteras españolas al servicio y cuidado de toda la ciudadanía.

Tras el conflicto armado que se iniciaba hace casi un año entre Rusia y Ucrania, muchos han sido los países, especialmente en Europa, que no han dudado en reforzar sus sistemas defensivos, así como reiterar su compromiso con entidades supranacionales de cooperación internacional, como es el caso de la Alianza Atlántica. Un compromiso al que también hacía referencia el Gobierno de España, que se comprometía con sus aliados de la OTAN a aumentar el gasto militar hasta alcanzar, de cara a 2029, el 2% del PIB nacional.

Un compromiso que se veía reflejado en los nuevos Presupuestos Generales del Estado diseñados por el Ejecutivo de Pedro Sánchez de cara a 2023, donde el departamento de Margarita Robles experimentaba una fuerte subida de presupuesto para este año. Un presupuesto que sin embargo, y tal y como han criticado asociaciones militares en conversaciones con este diario, no irá a parar al bolsillo de los profesionales de las Fuerzas Armadas, que siguen exigiendo un correcto reconocimiento de sus labores a nivel económico por parte de la administración pública nacional.

MARGARITA ROBLES NO CONQUISTA A NUEVOS RECLUTAS

«En los Presupuestos Generales del Estado para 2023, las partidas para Defensa se han incrementado en varios miles de millones de euros, pero el Gobierno ha sido incapaz de dedicar ni un 10% de este incremento a mejorar las retribuciones del personal, dedicando miles y miles de millones a la industria de Defensa» lamentan desde la Asociación Profesional de Suboficiales de las Fuerzas Armadas, ASFASPRO. Una asociación desde la que critican que «el personal militar está muy mal pagado, compare con quien se le compare, ya sea con miembros de los ejércitos de otros países o con empleados de las administraciones públicas españolas».

«Los ministerios de Defensa y de Hacienda han sido incapaces de encontrar un céntimo en 2022, ni se prevé en 2023, para mejorar las retribuciones militares» han destacado desde las asociaciones militares. Una falta de recursos por parte de los titulares de estos ministerios que no sólo llevan a los militares retirados a vivir una situación casi precaria, sino que también llevan a las Fuerzas Armadas españolas a tener cada vez menos posibilidades de atraer a nuevos talentos y reclutas para integrarse en los diferentes ejércitos españoles.

Algo que destaca el informe ‘Entorno Operativo 2035’ realizado por el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional, CESEDEN, que alertaba recientemente de las serias dificultades que pueden atravesar las Fuerzas Armadas españolas en los próximos tiempos para el reclutamiento de nuevos militares, así como para su retención, debido a la competencia con el mercado laboral civil.

Un informe que señala dos claros focos que afectan directamente al reclutamiento de las Fuerzas Armadas y, por tanto, del Ministerio de Defensa de Margarita Robles. Por un lado, la aparente dificultad del departamento militar español de «captar y retener personal cada vez más analítico y técnico, con altas capacidades». Por otro lado, la falta de remuneración adecuada por parte de la cartera de Margarita Robles a estos profesionales.

«Nos preocupa la calidad del personal que va a querer entrar en las Fuerzas Armadas» aseguran desde ASFASPRO en conversaciones con Moncloa.com. «Con estos sueldos, quien busca entrar es alguien que no tenga otra opción. Una situación que nos puede hacer perder la excelencia dentro de las Fuerzas Armadas. Especialmente, debido a las necesidades actuales dentro de la Defensa, donde el material militar cada vez está tecnológicamente más preparado. Una falta de preparación de los aspirantes puede comprometer la Seguridad Nacional».

AUMENTA EL GASTO EN «JUBILACIONES» MILITARES

Una falta de nuevos reclutamientos dentro de las Fuerzas Armadas que se une a la jubilación de los militares, después de que se haya aprobado que los profesionales de las Fuerzas Armadas deban abandonar sus cargos al cumplir los 45 años. Una limitación por edad que ha provocado que ya sean más de 4.500 los militares que, desde 2006, han tenido que abandonar sus cargos militares tras la aprobación de la ley que lo marca, cobrando una paga mensual que, una vez más, parece insuficiente para el compromiso moral, personal y físico que han adquirido estos profesionales.

Así pues, cerca de 700 euros es lo que cobran los militares de tropa y marinería retirados del servicio, y de 1.339 euros los militares de complemento que deban abandonar las Fuerzas Armadas a los 45 años, un momento en el que deben «probar suerte» en el mundo civil, costando cerca de 58 millones de euros a las arcas de Defensa esta «jubilación anticipada» de estos profesionales. Expertos que son obligados a jubilarse de sus cargos de responsabilidad dentro de las Fuerzas Armadas, mientras que el Ministerio de Defensa sigue sin conseguir conquistar a nuevos integrantes para los ejércitos españoles, debido a sueldos precarios que demuestran que, mientras el departamento de Robles sigue comprando armamento de última generación, parece haberse olvidado de la fuerza humana que lo «acompaña».