viernes, 27 enero 2023 10:41

El Gobierno busca remarcar la españolidad de Ceuta a base de subvenciones

La tensa situación del Gobierno de España con Marruecos parece estar solventándose en los últimos meses, estando todas las esperanzas de una buena relación puestas en la próxima reunión bilateral entre ambos países, que tendrá lugar a comienzos del mes de febrero. Una situación en la que, sin embargo, parece que el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha querido remarcar la «españolidad» de Ceuta en plena escalada de tensión territorial. Un plan que se ha traducido en decenas de contratos destinados a la ciudad autónoma en los últimos meses por un valor de millones de euros que, una vez más, han sido sufragados por todos los españoles.

A pocos meses de las elecciones generales, parece que el Gobierno de España está más centrado que nunca en demostrar una imagen nacional e internacional de unidad y liderazgo. Una imagen el Ejecutivo de Pedro Sánchez busca conseguir de cara a los aliados de la Unión Europea y la OTAN, especialmente ante el contexto de crisis provocado por la guerra en Ucrania, así como ante otros países cercanos, como es el caso de Marruecos. Una última situación mucho más compleja para la gestión del Gobierno nacional, debido a la elevada tensión diplomática que existe actualmente con el país vecino.

Tensión provocada, en especial, por la decisión del Ejecutivo de Pedro Sánchez de acoger al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, durante la pandemia del coronavirus, tratándole del virus de Wuhan en instalaciones sanitarias españolas. Una inclinación en el conflicto del Sáhara Occidental que provocaba el enfado de Marruecos de cara al Gobierno nacional. Un conflicto que ahora parece estar «solucionándose» desde el departamento de Exteriores de José Manuel Albares.

ACERCAMIENTO, CON SUBVENCIONES A CEUTA

Así pues, el enfado de Marruecos con el Gobierno de España se traducía, el pasado año, en un asalto masivo a las fronteras españolas, especialmente en Ceuta y Melilla. Unas ciudades autónomas que suelen convertirse en el objetivo de Marruecos, siendo uno de los puntos más débiles y polémicos en la frontera española.

Un lugar que, sin embargo, ahora parece también haberse convertido en el centro de atención del Gobierno nacional. Y especialmente, en el centro de gran parte de sus atenciones económicas. Y es que, en los últimos meses y tal y como ha podido comprobar Moncloa.com, el Ejecutivo de Pedro Sánchez no ha dudado en hacer decenas de subvenciones y ayudas destinadas a la ciudad autónoma de Ceuta.

Según destacan los documentos oficiales a los que ha tenido acceso este diario, la sanidad de la ciudad autónoma ha sido una de las grandes beneficiadas por el interés del Gobierno; especialmente, en cuanto al tratamiento del Covid-19. Así pues, decenas han sido los contratos que han salido a la luz en cuanto a material médico destinado a los distintos centros ceutíes.

Del mismo modo, el Gobierno de España también ha enviado miles de euros a Ceuta en otros formatos de contrato, entre los que cabría destacar ámbitos del ministerio de Interior, que ha enviado cerca de medio millón de euros a los comedores de los centros penitenciarios.

Una tarea en la que también se ha involucrado el ministerio de Cultura y Deporte gestionado por Miquel Iceta, que no ha dudado en hacer una generosa inversión en los centros educativos de la ciudad autónoma de Ceuta. En concreto, con un contrato de más de dos millones de euros destinado al «suministro, transporte e instalación de pizarras digitales interactivas».

LA GUARDIA CIVIL, DESESPERADA

Subvenciones y ayudas para diferentes departamentos de la ciudad autónoma que, sin embargo, contrastan con las continuas peticiones de la Guardia Civil de las fronteras de la ciudad, que siguen pidiendo al departamento de Fernando Grande-Marlaska, y con ello al Gobierno nacional, mayores inversiones para proteger las fronteras ante los movimientos de Marruecos y la presión migratoria de la zona.

La situación de Ceuta y Melilla respecto a la migración ilegal es una situación compleja, dado que son las principales vías de entrada a Europa. Lo que supone todo un quebrado de cabeza para la Guardia Civil, dado que deben proteger las fronteras y tratar de contener los intentos masivos de salto de la valla. Además, cada vez son más los intentos de ciudadanos procedentes de distintos puntos de África los que tratan de llegar a suelo español a través de estas dos ciudadanos autónomas. Sin embargo, los recursos y el personal de la Guardia Civil no se han incrementado. Por este motivo, la Asociación Profesional de la Guardia Civil (JUCIL) ha reclamado al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska medidas ante esta situación y han destacado que actualmente se encuentran «sin los recursos y efectivos para realizar su labor con garantías».