El consejo infalible para tener los pies calientes en invierno 

En invierno, una de las partes de nuestro cuerpo que más tenemos que cuidar son los pies. Si cogen frío, es más probable que cojamos resfriados o hasta enfermedades más grandes. No importa si el resto está abrigado, los pies son los que regulan la temperatura. Teneros fríos es súper desagradable en cualquier situación, pero sobre todo cuando estás fuera de casa, ya que sabes que no puedes hacer nada para remediarlo y que se desarrolle alguna afección es prácticamente cuestión de tiempo. A continuación, te ofrecemos consejos para que esto no te vuelva a pasar nunca

Para tener los pies calientes, elige muy bien tus calcetines 

BUMFQK35DJBOFJVA7KQCNJXFH4 Moncloa

Para tener los pies calientes, mucha gente piensa que lo mejor es tener calcetines cuanto más gordos mejor, pero no siempre se tiene que repetir este parámetro. Los calcetines gordos aumentan la presión del aire y dificultan la correcta circulación de la sangre. Usar calcetines transpirables es primordial para regular la humedad del pie. Elegir el material adecuado también es importante. El portal “Mister Minit” recomienda que no sean de algodón porque actúa como aislante y absorbe la humedad. Una opción viable es usar calcetines de lana. También es aislante y absorbe, pero descarta la humedad manteniendo los pies siempre calentitos y secos. En los días de lluvia, lleva calcetines extra en el bolso por lo que pueda pasar.