martes, 28 mayo 2024

¿Por qué es mejor el café en grano?

El café en grano es la opción idónea para los amantes del café.

Esto es así porque conserva mejor su aroma, sabor y calidad. Seguro que más de uno se ha dado cuenta en alguna ocasión de que cuando se muele el café y se hace en el mismo momento todo el espacio se ve inundado de su aroma. Es algo casi mágico, atrapa la atención y hace esbozar una sonrisa de satisfacción. Pero para que esto ocurra es importante que el proceso de tueste utilizado sea el adecuado.

En este sentido, uno de los mejores tostadores de café de especialidad del momento son Ineffable Coffee. Desde su tostadero en Sevilla ofrecen una gran variedad de cafés de temporada resaltando también la importancia de conservar el café en grano (antes que molido).

El café en grano; la mejor elección

La semilla del café proviene de los frutos de los cafetos, unas cerezas vistosas y pequeñas. El interior de cada una guarda lo que se conoce como grano de café, aun sin su famoso color marrón. Para llegar a ese color y disfrutar su sabor, el grano de café pasa por un proceso de tueste. El tostador de café es una pieza fundamental porque de él dependerá el sabor final del grano. Los perfiles de sabor del café están modulados en gran medida por el tipo de tueste.

El coffee roaster de café de especialidad resalta la importancia de un buen tostado del café para disfrutarlo en su máximo esplendor. Su gran reto es saber elegir un perfil de tueste para cada tipo de café y también tostarlo de acuerdo al tipo de uso que se le va a dar finalmente. Un café que será usado para hacer espresso o bebidas de espresso con leche, tendrá un tipo de tueste. Por el contrario, un café para hacer filtro, tendrá otro tipo de tueste diferenciado. Además del tueste, el tostador de café también cata y elige los cafés que compra con la idea en mente de para qué serán usados esos cafés.

La mejor forma de conservar el café es en grano, porque se conservan mejor sus cualidades organolépticas, es decir, estará más rico y fresco en el momento de servirlo. Para ello, también es primordial conservarlo en paquetes con válvulas unidireccionales y sellado térmico. Es importante también fijarse en que el paquete contenga información y trazabilidad del café que tienes entre manos. Información como la fecha de tueste, el tipo de variedad botánica, el país y región de donde proviene, la finca y/o productor, el proceso, la altura de la finca, etc. Es toda esta información lo que va dando pistas sobre un café de calidad que ha sido cuidado desde origen hasta tu taza.

Apasionados por el café de especialidad

El término café de especialidad significa un café de calidad, sostenible y trazable hasta su origen. La calidad del café se asegura a través de un sistema de puntuaciones que establece la Specialty Coffee Association. Los cafés que superan los 80 puntos se consideran de especialidad. Eso significa que estos cafés tienen una riqueza de notas al paladar muy amplia, como sucede con el vino. Pero para que estos cafés sean posibles, es necesario cuidarlos incluso desde antes de plantar los cafetos. La elección de la tierra donde se planta, la altura o la cantidad de lluvia afectan a la planta y, por tanto, a la semilla que recoge todos estos matices. También, afectan el tipo de planta -que han de ser de la familia arabica-, la forma de plantarlo y cultivarlo y de recogerlo y procesarlo. Todo tiene que ser hecho de forma cuidadosa, con la máxima atención y sin usar ningún tipo de pesticidas. Y, para que esto sea posible, es necesario que las personas que se dedican a ello, los caficultores, reciban un pago justo por su trabajo. Todo esto hace que los cafés de especialidad sean sostenibles con el medio ambiente, trazables hasta su origen, justos con quienes los cultivan y deliciosos en la taza. Desde 2017 Ineffable Coffee es parte de esta revolución del café de especialidad y de las cosas buenas. Las cosas que son buenas para la salud, el medio ambiente y la sociedad.

63da50a5dfe88 Moncloa