El truco para enfriar la cerveza en cinco minutos sin nevera

Con la llegada del buen tiempo llega también la época de las barbacoas, de las excursiones al aire libre, de los parques, las playas, los festivales, etc. Con ello mucha gente aprovecha para ahorrarse unos cuantos euros en la terraza de un bar y elige tomarse unas cervezas bien frías al aire libre para disfrutar del calor. Sin embargo, esto tiene un gran inconveniente y es que no vas a tener una nevera cerca para enfriar tu cerveza lo que supone un gran inconveniente ya que, como es lógico, nadie se va a beber una cerveza caliente y menos cuando aprieta el calor y lo que necesitas es refrescarte. La buena noticia es que hay métodos muy efectivos y, lo que es mejor, rápidos, para que puedas enfriar tus cervezas en cinco minutos aunque no tengas una nevera.

Echar sal para mantener la temperatura

El ingrediente secreto para que este truco sea realmente rápido efectivo está en un paquete sal. Existe una falsa creencia de que la sal aumenta la temperatura y por eso se utiliza para derretir el hielo de calles y carreteras tras una nevada pero nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que la sal hace que el hielo se enfríe más pero lo hará a costa de su estructura lo que lo hace desaparecer. El motivo se debe básicamente a la reacción química que se produce al mezclar ambas cosas, llamada reacción endotérmica, un fenómeno basado en que cuando la sal intenta disolverte en el agua requiere energía y, para obtenerla la busca a su alrededor, absorbiendo el calor de los objetos que tiene cerca, es decir, la cerveza. La sal también hace que el hielo se derrita antes pero esto es una buena noticia ya que toda esta reacción hace que baje la temperatura de todo el ambiente en el que se encuentra el hielo.

enfriar cerveza Moncloa