sábado, 22 junio 2024

Bruselas da ultimátum a España para que adapte su legislación a normas de conciliación en la UE

La Comisión Europea ha dado este miércoles un ultimátum a España para que notifique en el plazo de dos meses la transposición a su legislación de las nuevas normas que refuerzan los derechos de los trabajadores a la conciliación y a solicitar permisos flexibles para el cuidado de familiares, una mejora en la regulación que los países de la UE deberían aplicar ya desde agosto del pasado año.

El aviso tiene la forma de un dictamen motivado, segunda fase en un procedimiento de infracción, que ha sido enviado a las autoridades españolas para informarles de que disponen de un plazo de dos meses para cumplir con los requisitos o Bruselas valorará dar el tercer y último paso previsto en un expediente de infracción, que supone denunciar a España ante el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE).

La Unión Europea cerró el acuerdo que reconoce el derecho de los progenitores y cuidadores a solicitar fórmulas de trabajo flexible en 2019, pero los gobiernos tuvieron aún tres años para adoptar las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas necesarias para dar cumplimiento a las nuevas reglas comunes.

Entre las claves de las mejoras previstas en las nuevas normas figura el permiso parental de «al menos cuatro meses» para cada uno de los progenitores, de los que dos meses son retribuidos e intransferibles. Además, el trabajador deberá poder solicitar el disfrute de tal permiso de forma flexible, ya sea a tiempo completo, parcial o en múltiples periodos.

La armonización de las normas a escala europea prevé también un permiso para el trabajador que ejerza de cuidador o preste ayuda personal a un miembro de la familia o persona que viva en el mismo hogar, de modo que tenga derecho como mínimo a cinco días laborables al año de permiso para tales tareas.

Asimismo deja claro que todo trabajador progenitor de un hijo de hasta ocho años de edad o cuidador de una persona dependiente debe tener derecho a solicitar la reducción del horario laboral, un horario de trabajo flexible y condiciones de flexibilidad en el lugar de trabajo.

También estableció un permiso de paternidad de al menos diez días laborables en torno al momento del nacimiento del hijo. La indemnización recibida durante el permiso de paternidad debe alcanzar, como mínimo, el nivel de la prestación por enfermedad.

Además de a España, el Ejecutivo comunitario ha apercibido con el envío de un dictamen motivado a Bélgica, República Checa, Irlanda, Grecia, Francia, Croacia, Chipre, Luxemburgo, Austria y Eslovenia.