Croquetas: siete errores habituales que destrozan este plato mítico

Las croquetas son, sin lugar a duda, una de las elaboraciones preferidas por muchos, una porción de masa con picadillo de diferentes ingredientes que, junto a bechamel se reboza en huevo y pan rallado antes de freírse en aceite que se ha convertido en un plato mítico en España.

A pesar de ser una de las preparaciones más populares, a menudo se cometen errores al elaborar las recetas, lo que hace que se vea afectado notablemente el resultado final. Te traemos, los siete errores habituales que destrozan este plato mítico.

DESIGUALES EN FORMA Y TAMAÑO

DESIGUALES EN FORMA Y TAMAÑO

Uno de los errores más frecuentes a la hora de preparar croquetas es cometer un fallo con respecto a su aspecto. Las croquetas perfectas deben tener el mismo tamaño y la misma forma, aunque esto puede llegar a resultar algo complicado de conseguir, especialmente para los más novatos.

Sin embargo, hay pequeños trucos a los cuales se puede recurrir para que deje de ser un problema. Por ejemplo, uno muy sencillo es que, cuando esté la masa fría, coger porciones de la misma usando un racionador de helados. De esta forma te podrás asegurar de que la cantidad es similar en cada una de ellas.

En cuanto a la forma, lo más indicado es echar la masa en caliente en una manga pastelera con boquilla ancha especial para croquetas. De esta forma irás haciendo churros sobre una bandeja con pan rallado y luego tan solo tendrás que cortarlos al mismo tamaño.