miércoles, 19 junio 2024

¿Cómo colocar cuadros decorativos en casa?

Los cuadros, en los últimos años, se han convertido en elementos imprescindibles para la decoración de dormitorios, salón, comedor y otras estancias del hogar.

Estos tienen el poder de cambiar el estilo y ambiente de cualquier estancia, aportando un toque original y personal a la vivienda.

En Hogar y Más, ponen a disposición una amplia gama de cuadros decorativos, abriendo a los clientes la posibilidad de encontrar el mejor adaptado a su estilo y requerimientos.

La importancia del color en el momento de escoger cuadros decorativos

Una buena elección de cuadros puede reforzar el estilo decorativo de una habitación del hogar; en cambio, una mala disposición de los mismos puede causar un efecto negativo. Por tanto, es necesario tener en cuenta ciertos aspectos para tomar una buena decisión.

El color es una de las principales características a tener en cuenta. Si la base donde se va a colocar es neutra, es decir, de color blanco, tonos beiges o grises claros, cualquier cuadro con color puede ser adecuado. Al ser colores muy discretos, este elemento acaparará la atención por ser más vistoso.

Sin embargo, cuando las paredes presentan un color saturado se debe ir con más cuidado. En este caso, lo recomendable es buscar la relación entre el tono de la base y el color principal del cuadro en cuestión.

Por ejemplo, si la pared es oscura, iría muy bien que el cuadro presente un fondo suave.

El tamaño del cuadro y la altura a la que se coloca también juegan un papel fundamental

En lo que respecta al tamaño, es necesario analizar desde dónde se verá el cuadro decorativo y si será colocado sobre algún elemento mobiliario, como el sofá o un aparador.

Si el cuadro puede verse desde lejos, como suele ocurrir en los salones amplios o el comedor, es preferible colocar elementos grandes, de más de un metro de ancho y de alto, siempre que la altura del techo lo permita. Además, como norma general, se deben dejar 50 cm por cada lado del cuadro hasta el borde del mueble.

La altura a la que se cuelga es otro aspecto importante. En los comedores, la medida varía entre los 95 y 105 cm desde el suelo, con el objetivo de que se vean bien por encima de la mesa de comedor o de un aparador.

En los salones, esto va a depender de la altura del sofá; a partir de este, se pueden dejar 30 cm hasta el borde inferior del cuadro decorativo.

La altura de la estancia también juega un papel fundamental; el cuadro no debe pegar por arriba con el techo, sino quedar, como mínimo, 30 – 50 cm del mismo.

En Hogar y Más es posible encontrar una gran variedad de cuadros que se ajustan a las necesidades de todos los usuarios, siendo una opción ideal para dar un toque de armonía y originalidad a las estancias del hogar. En su catálogo es posible visualizar cuadros de cristal, impresión, lienzos, infantiles y mucho más, para escoger el de preferencia. Este llegará al domicilio indicado en tan solo 48 horas. 

64590fbee3f9d Moncloa