miércoles, 19 junio 2024

Los Harrier de la Armada entrenan en Navarra

Como establecen los planes de instrucción de la Flotilla de Aeronaves de la Armada, un destacamento de la Novena Escuadrilla, se ha desplazado a primeros de este mes de mayo hasta la base aérea del Ejército del Aire y Espacio de Zaragoza para llevar a cabo su adiestramiento semestral de tiro aire-suelo. 

Los aviadores navales realizaron, desde la Base Aérea de Zaragoza, vuelos de adiestramiento en el Polígono de Tiro de las Bardenas Reales de Navarra, también perteneciente a nuestra fuerza aérea, situado a unos veinte kilómetros al norte de la localidad navarra de Tudela.

Han formado este destacamento seis aviones de combate de despegue corto y aterrizaje vertical Harrier AV-8B+ y 56 componentes de la Novena Escuadrilla, entre personal de mantenimiento, armeros, pilotos, etc.

Las buenas condiciones meteorológicas durante el despliegue, han permitido realizar todas las misiones de adiestramiento previstas, para las calificaciones de los pilotos en las diferentes modalidades y perfiles de tiro tanto diurno como nocturno. Se ha utilizado munición de práctica de carga inerte de caída libre MK-76, de guía láser LGTR y munición real de caída libre con carga explosiva MK-82.

Durante la segunda semana del despliegue, participaron también en los ejercicios equipos de controladores aéreos de combate (Tactical Air Control Party , TACP) del grupo Adquisición de Blancos y Control de Apoyo de Fuegos del Tercio de Armada y de la Fuerza de Guerra Naval Especial. Estos equipos de controladores dirigen desde tierra el ataque de los aviones de combate mediante enlace radio y son capaces de marcarles los blancos a eliminar con designadores laser e infrarrojos.

Estas misiones de adiestramiento de apoyo aéreo cercano, tanto diurnas como nocturnas, en el caso de la Armada se llevarían a cabo en apoyo de unidades de Infantería de Marina desembarcadas en una cabeza de playa.

Para los lanzamientos de munición se empleó, a bordo de los Harrier, el designador láser “Litening POD” como sensor principal a la hora de adquirir y designar los blancos. El Litening  es un sensor de cuarta generación que funciona en red con la estación ROVER, que es un sistema de visualización de imágenes que permite al controlador en tierra, compartir imágenes con el avión, en tiempo real. A su vez los marcadores laser e infrarrojos permiten la adquisición de los blancos y agilizan el proceso de correlación de los blancos entre el avión de ataque y el controlador táctico en tierra.

El destacamento semestral de tiro en el Polígono de Bardenas supone el adiestramiento periódico de tiro aire-suelo más importante que realiza la Novena Escuadrilla, ya que permite realizar lanzamientos de munición real y de ejercicio, manteniéndose sus pilotos de esta forma calificados en esta capacidad. Sirve también de adiestramiento al personal de la división de armas escuadrilla en la preparación, montaje y desmontaje de munición, además de ser el único lugar en España en donde se puede realizar adiestramiento en misiones de apoyo aéreo cercano con suelta de munición real o de ejercicio.

Conclusiones del ejercicio

La Armada ha considerado el resultado final del destacamento como muy satisfactorio, puesto que en términos de adiestramiento, los pilotos lograron obtener todas las calificaciones previstas. Además, hay que resaltar la gran precisión de los lanzamientos (incluyendo las de munición no guiada gracias al empleo para la solución de tiro del citado Litening POD), siendo la media de precisión de la munición guiada de “cero metros” y de las no guiadas de “menos de 15 metros”, según las calificaciones que otorgan los controladores del Polígono de Tiro de Bardenas.

La Novena Escuadrilla de la Flotilla de Aeronaves de la Armada

La escuadrilla está compuesta por un amplio y bien preparado grupo de profesionales debido, fundamentalmente, a la complicación del mantenimiento y alistamiento de sus aeronaves, en relación a otras escuadrillas del arma aérea de nuestra Armada. Cuenta con más de cien profesionales, entre oficiales, suboficiales y marinería. La misión de la escuadrilla es operar los aviones Harrier AV-8B+, que son el vector ofensivo por excelencia de nuestra  la fuerza naval. Llevan a cabo misiones diurnas o nocturnas de identificación, vigilancia y reconocimiento de objetivos de interés y realizan fuegos de apoyo aéreo cercano a favor de una fuerza desplegada en tierra.

El sustituto del Harrier AV-8B+

El Harrier AV-8B+ es un magnífico avión de combate. Único en el mundo por sus capacidades de despegue corto y aterrizaje vertical. De las marinas aliadas que lo venían utilizando, la Royal Navy británica ya lo ha dado de baja. La Marina Militare italiana lo hará en breve y poco después los Marines de los Estados Unidos. En todos los casos sustituidos por los F-35B, el único avión de despegue corto y aterrizaje vertical que se fabrica en la actualidad. Así, a finales de esta década, nuestra Armada quedará como único operador del Harrier. La única solución posible, ya contemplada en los Presupuestos Generales del Estado para 2023, es su relevo por el F-35B. Solo falta el anuncio oficial que se hará, con toda probabilidad, después de las elecciones generales.