martes, 18 junio 2024

La marca gallega REFIX inicia una campaña de limpieza de playas

/COMUNICAE/

DSC 0789 scaled Moncloa

El 80% de los residuos recogidos en las limpiezas de playas organizadas por REFIX son toallitas húmedas, ya que contienen materiales sintéticos y aditivos químicos que los hacen extremadamente resistentes y duraderos, convirtiéndolos en una verdadera pesadilla para los ecosistemas marinos

La problemática con estos productos radica en que muchas personas, por desconocimiento o falta de conciencia, tiran las toallitas húmedas por el inodoro. Aunque puedan parecer inofensivas, en realidad no se desintegran como el papel higiénico, sino que persisten durante décadas. 

Una vez que son arrojadas por el inodoro, viajan a través de las tuberías y sistemas de alcantarillado para terminar llegando a las plantas de tratamiento de aguas residuales. Allí es donde se enfrenta el primer problema: su composición no se deshace completamente durante el proceso de filtración, lo que resulta en una obstrucción de las tuberías. 

El segundo problema es que no todas las toallitas logran ser capturadas en las plantas de tratamiento y muchas de ellas terminan en el océano, formando islas que flotan en el agua y se convierten en un problema grave para la vida marina. Animales marinos como tortugas, aves, peces e incluso mamíferos, pueden ingerirlas o enredarse en ellas, lo que causa lesiones, asfixia e incluso la muerte. Además, contribuyen especialmente a la contaminación de las playas y costas.

La marca gallega REFIX, cuyo elemento principal es el agua de mar procedente de Costa da Morte, con su iniciativa REFIX THE OCEAN, está realizando una campaña de limpieza de playas por toda la península. Una iniciativa que, aseguran desde la marca, ha llegado para quedarse como parte de su identidad. 

Después de realizar varias limpiezas de playas en Barcelona y A Coruña, contando con decenas de voluntarios y recogiendo más de 220kg de basura, se han enfrentado cara a cara con la problemática que las toallitas húmedas causa en la costa y en el ecosistema marino en general. 

«Al principio pensábamos que se trataba de redes de pesca que habían quedado atrapadas entre las rocas» -afirma Paula, una de las voluntarias -«al entender que eran toallitas húmedas que se van uniendo entre ellas, no nos lo podíamos creer. Muchas veces tiramos toallitas desmaquillantes por el váter sin tener ni idea de lo que eso supone». 

Prácticamente el 80% de los residuos recogidos en las limpiezas de playas organizadas por REFIX son toallitas húmedas. 

Debido a su composición de materiales sintéticos y aditivos químicos, no se desintegran fácilmente. Una toallita húmeda tarda décadas en descomponerse por completo, y su tiempo de descomposición es significativamente mayor cuando se encuentran en el agua.

Además, las toallitas se fragmentan en microplásticos, pequeñas partículas que pueden persistir en el medio acuático durante mucho más tiempo y tienen un impacto negativo e irreversible tanto en la vida marina como en la salud humana.  

«Es necesario impulsar campañas de concienciación social y promover alternativas más sostenibles a determinados productos. Participar en este tipo de actividades es una buena forma de tomar conciencia y ver con tus propios ojos el grave problema al que nos enfrentamos» -asegura María Ares, responsable de la campaña REFIX THE OCEAN- «a partir de ese momento, es imposible seguir mirando hacia otro lado» -añade. 

Fuente Comunicae

notificaLectura Moncloa