martes, 28 mayo 2024

Colorantes solubles para plásticos Waxoline®

Los colorantes son sustancias que permiten cambiar el color de un objeto que originalmente es incoloro.

Generalmente, se dividen en dos clases: colorantes o tintes solubles y pigmentos (orgánicos e inorgánicos). Los primeros, como su propio nombre dice, se caracterizan por ser solubles en agua o cualquier otro solvente y se emplean para teñir plásticos de todo tipo, ceras, tejidos, alimentos, cerámica o papel entre otros; mientras que los segundos, al poseer partículas más grandes, no se disuelven en el líquido tan fácilmente y se utilizan para pinturas, tintes, textiles o como base para cosméticos. 

En este contexto, la marca Waxoline® emerge en el mercado internacional con una calidad y garantía certificada en materia de colorantes solubles.

¿Qué diferencias hay al aplicar colorantes solubles en lugar de pigmentos?

A la hora de colorear plásticos, uno se encuentra con que los colorantes solubles se mezclan con facilidad y son completamente solubles en el polímero, mientras que los pigmentos no se disuelven con tanta facilidad y tienden a formar aglomerados.

La elección de los colorantes, además, está condicionada por múltiples factores, como el polímero involucrado, la aplicación final, el entorno ambiental, el coste y las propiedades ópticas. Para conseguir el mejor de los acabados, es muy importante saber escoger correctamente el colorante a aplicar y su calidad.

Los colorantes solubles que comercializa Waxoline® son ideales para plásticos, tanto coloreados como transparentes. Presentan buena claridad y brillo, y ofrecen translucidez e intensidad. Si se utilizan en combinación con dióxido de titanio en plásticos opacos generan atractivos colores pastel suaves.

Principales características de los colorantes Waxoline®

La marca Waxoline® es reconocida mundialmente como fabricante y distribuidora de colores solubles para las industrias del plástico, las ceras, el petróleo y muchos otros. Sus colorantes tienen la particularidad de ser fáciles de mezclar y totalmente solubles en polímeros de fusión en caliente. Asimismo, se dispersan con suma facilidad, desarrollando el máximo color y brindando un impresionante ahorro en el proceso de coloración, es por ello que su gama de colores destaca frente a otros colorantes del mercado.

La gama de Waxoline® otorga un excelente rendimiento en aplicaciones como poliestireno para la fabricación de materiales transparentes, como envases de alimentos y equipos de laboratorio; en el policarbonato para la creación de prototipos – con piezas transparentes o no conductoras de electricidad – que no pueden fabricarse con láminas de metal; y en PET (tereftalato de polietileno) para la producción de envases de bebidas carbonatadas, de productos cosméticos, farmacéuticos y paquetes para alimentos, entre otros.

Asimismo, para el caso de la aplicación en SAN (Acrilonitrilo estireno) la prestación abarca lentes electrónicos y de instrumentos automotores, electrodomésticos, cubiertas antipolvo, gafas, cuerpos de cepillos de dientes, baterías industriales, instrumentos marinos, etc.

Por todo esto, Waxoline® se ha posicionado a lo largo de sus décadas de trayectoria como un sello certificado e histórico en materia de colorantes y tintes solubles para muchos sectores.

6451383d55a72 Moncloa