lunes, 27 mayo 2024

Sergio García Torres pide a Ione Belarra que pelee un puesto para él en las listas de Sumar

Sergio García Torres, el presunto autor de la Ley de Bienestar Animal, sabe que se le acaba el chollo y ya trabaja para intentar colarse en las listas de Sumar. Su historial laboral está íntimamente relacionado con las ONG. Es activista y eso le valió entrar en las listas de Unidas Podemos. Sin embargo, ahora en Sumar empiezan a verse problemas para estructurar los nombres que acompañarán a Yolanda Díaz. La vicepresidenta del Gobierno tiene claro que no quiere perfiles polémicos ni radicales. Pero el director general de Derechos de los Animales está «trabajando» duro en las redes sociales para intentar llamar la atención de la también ministra de Trabajo y que le cuelen en las listas. Un mínimo de ser diputado para seguir danzando.

El director general no ha hecho nada más que «ayudar» a sacar adelante la Ley de Bienestar Animal que ha sido tan criticada incluso por algunos animalistas. No es que tenga una preparación académica especialmente notable, dado que tiene una «titulación de técnico superior en Artes Aplicadas a la Escultura» y una «titulación homologada de la Comunidad de Madrid como formador en posicionamiento y manejo de redes sociales». Sin embargo, su trabajo en las ONG sí que le ha valido un hueco entre los partidos de izquierdas. Ahora, se ha abierto la veda desde el mismo momento en el que Podemos y Sumar acordaron ir juntos a las elecciones con el cadáver político de Irene Montero como daño colateral y Sergio García Torres está trabajando y buscando contactos que le permitan colarse en las listas.

Vivir en la administración pública no es algo que esté mal. No para alguien como Sergio García Torres, quien pasó de la nada a tener cierta relevancia dentro del Gobierno de la mano de Ione Belarra. García Torres sabe que no es una probabilidad cerrada, pero sabe que puede tener hueco si empieza a trabajar. La idea inicial de García Torres es la de repetir como director general en donde sea. Su «aval» de la Ley de Bienestar Animal es algo que empieza a utilizar para que le hagan un hueco en la administración. «La suma de todas las fuerza progresistas nos da la posibilidad de, en la próxima legislatura, avanzar más aún en políticas de protección animal. Derogar la Ley de protección a la tauromaquia(18/13), aprobar el Reglamento de la Ley 7/23 ampliando protección a los animales», ha asegurado en redes sociales.

Fuentes de Unidas Podemos aseguran que Sergio García Torres ha mantenido un perfil bajo durante las negociaciones que se ha despertado en el mismo momento en el que acordaron ir juntos a las elecciones. Los movimientos no están siendo precisamente sutiles. Se ha puesto en contacto con Ione Belarra para intentar aclarar su futuro y su idea es la de seguir como director general, el problema es que no tiene nada claro que vayan a revalidar el Gobierno de coalición. El plan B es ir en las listas y ser diputado, pero todo depende de que vaya entre los 40 primeros puestos. No es ambicioso. Desde su entorno hablan de que simplemente quiere asegurarse un hueco en calidad de «animalista» del grupo, pero todo depende de que le hagan un hueco.