viernes, 31 mayo 2024

Romper todos los mitos de la medicina estética, por la doctora gallega Sandra Hermida

La medicina estética y los tratamientos antienvejecimiento están en auge, ya que cada vez más personas desean mejorar el aspecto de su rostro o su cuerpo. Como consecuencia de esta demanda, que está integrada por un público sumamente exigente, nuevas clínicas están abriendo sus puertas en Madrid. 

Sin embargo, a pesar del surgimiento de tratamientos novedosos y de la aplicación de nuevas tecnologías, el mundo de la estética sigue lleno de mitos. Por ejemplo, hay quienes sienten miedo a quedar sin expresión, tener resultados exagerados o sufrir efectos secundarios. Otras personas todavía no han podido superar el estigma de realizarse este tipo de tratamientos. Por eso, la doctora médico estético Sandra Hermida aboga por romper todos esos mitos con una medicina estética basada en “resultados naturales”. 

Medicina estética con resultados naturales

“Si utilizamos productos adecuados y una técnica correcta respetando los tiempos que aconsejo en consulta y con un buen seguimiento, vamos a conseguir resultados naturales y progresivos”, comenta la doctora Sandra Hermida. Entre los tratamientos estrella que realiza esta profesional están la hidratación y aumento de labios con hialurónico, los tratamientos antiarrugas con neuromoduladores y la armonización facial

Gracias a estas técnicas es posible conseguir una cara más descansada, iluminar la mirada, hacer desaparecer arrugas de expresión y mejorar el aspecto de los labios a través de la hidratación. Además, Sandra Hermida recalca que “un buen diagnóstico profesional y una buena comunicación médico-paciente son algunas de las claves para conseguir los resultados deseados”.

Tratamientos que potencian la belleza natural de las personas

Actualmente, existen distintos tratamientos que sirven para mejorar la armonía y belleza de un rostro. Uno de los más populares es la aplicación de neuromoduladores para eliminar las patas de gallo y las arrugas del entrecejo y la frente. Estas marcas comienzan a aparecer en la piel alrededor de los 25 años y si bien se producen por el paso del tiempo, algunos hábitos poco saludables como fumar, beber o exponerse excesivamente al sol pueden potenciarlas.

Ahora bien, con microinyecciones de estos neuromoduladores es posible atenuar las arrugas y ganar en luminosidad sin perder las expresiones naturales del rostro. El efecto de este producto alcanza su máximo alcance 6 o 7 días después del tratamiento y dura por hasta 6 meses.

Otra forma efectiva de proporcionar más firmeza al rostro es a través del uso de inductores de colágeno. En este caso, las inyecciones activan la producción de esta proteína que forma las fibras de la piel. A su vez, las personas que buscan mejorar el aspecto de sus pómulos, surco nasogeniano, mandíbula, mentón o temporal pueden recurrir a aplicaciones de ácido hialurónico.

En la consulta de medicina estética de la doctora Sandra Hermida, ubicada en el barrio de Salamanca en Madrid, es posible acceder a estos y otros tratamientos para obtener resultados naturales.

64930ae447070 Moncloa