miércoles, 29 mayo 2024

El traumatólogo Dr. Miguel Romero es especialista en el tratamiento de fractura de troquíter

Una de las estructuras anatómicas más importantes del hombro es el troquíter, una parte del hueso del húmero que funciona como punto de inserción para diversos músculos y tendones, entre los cuales se encuentran los del manguito de los rotadores.

Esta prominencia en la parte superior del húmero puede fracturarse con facilidad, sobre todo en personas de edad avanzada. Ante estos casos, el especialista en traumatología de hombro y rodilla, el Dr. Miguel Romero, se encarga de proporcionar un tratamiento efectivo para la fractura de troquíter en Bilbao, acompañando a los pacientes desde la valoración y el diagnóstico hasta su recuperación.

Causas y síntomas de la fractura de troquíter

La fractura de troquíter es una rotura ósea en dicha región, la cual puede resultar muy perjudicial para el día a día de las personas, teniendo en cuenta la importancia de esa estructura para la movilidad del brazo.

Si bien esta lesión se asocia a las personas mayores por causa de la disminución de la densidad ósea vinculada con la osteoporosis, puede ser fruto de accidentes o eventos imprevistos como caídas, fuerzas de compresión o traumatismos directos en el hombro, entre otros motivos.

Por otro lado, en lo que respecta a los síntomas de la fractura de troquíter, es posible destacar el dolor intenso en la región del hombro, con la posibilidad de que se produzca una hinchazón visible y un hematoma en dicha área.

Asimismo, otro indicio de haber sufrido esta rotura es el cambio en la forma del hombro y la dificultad para mover el brazo, además de una mayor sensibilidad al tacto de la zona afectada, con dolor ante la presión o el contacto.

Tratamiento para la fractura de troquíter, de la mano del Dr. Miguel Romero

Para tratar una fractura de troquíter es fundamental que un médico realice una correcta valoración de la situación del paciente, de acuerdo con la gravedad de la lesión y el grado de desplazamiento de los fragmentos óseos, entre otros factores. De este modo, se puede optar por un tratamiento conservador en el caso de fracturas sin desplazamiento o con uno mínimo, inmovilizando el hombro por medio de una férula o cabestrillo para que los fragmentos óseos se fusionen.

Por su parte, cuando los huesos se desplazan considerablemente o existen fracturas conminutas o asociadas con lesiones de gravedad, tanto del manguito de los rotadores como de otras estructuras del hombro, se puede considerar la cirugía como una alternativa viable. A través de esta operación se pueden reducir y fijar los fragmentos óseos utilizando placas, tornillos o clavos para su estabilización y adecuada curación.

Quienes sufran los síntomas propios de una fractura de troquíter en Bilbao o Bizkaia, pueden acceder a la web del Dr. Miguel Romero y solicitar una cita con este cualificado especialista en traumatología de hombro para obtener un diagnóstico de la lesión.

64b7e1c0d435a Moncloa