jueves, 30 mayo 2024

El PP paga caro el apoyo «sin condiciones» de Vox a la investidura de Feijoo

Alberto Núñez-Feijoo y Santiago Abascal se reunieron el pasado martes para revalidar su relación política y el apoyo de Vox «sin condiciones» en el Debate de investidura del Partido Popular del próximo 26 y 27 de septiembre. El presidente del PP agradeció el pasado martes en rueda de prensa al líder del partido verde su apoyo para ser presidente del Gobierno sin pedir carteras ministeriales ni vicepresidencias en el seno de un Gobierno, tal y como advirtió Jorge Buxadé durante toda la campaña electoral. Así, la gratuidad de los 33 diputados de Vox no solo ha supuesto un giro en la corriente de este partido, sino que también un coste de oportunidad para un PP que ahora dispone de menos tiempo para conseguir los 4 escaños que necesita para gobernar.

Desde el momento en el que Pedro Sánchez anunció el adelanto electoral, los partidos políticos marcaron sus líneas rojas de negociación, quisieron dejar claro con quien sí y con quien no pactarían para así conseguir el máximo número de votos posibles. El partido de Abascal dejó claro desde el principio, en boca de Buxadé, que exigirían presencia en el gobierno del PP en el caso de que Feijoo les necesitara para gobernar. Esta estricta línea estaba ligada a los movimientos autonómicos que paralelamente él mismo estaba dirigiendo para conseguir que Vox tuviera presencia en Ejecutivos como Extremadura, donde la candidata del PP estuvo a punto de dimitir para no pactar con el partido de Abascal.

Por estas batallas que ha ganado Vox, este partido se veía con la fuerza suficiente para exigir vicepresidencias en un gobierno del PP antes de saber los resultados del 23J. Sin embargo, aunque finalmente Vox haya cedido sus 33 escaños a Núñez-Feijoo de manera gratuita, el tiempo que ha tardado en verificar este paso ha supuesto un coste de oportunidad al Partido Popular. Y es que, la posibilidad de que Abascal resultara vicepresidente hizo que el PNV le haya cerrado la puerta a Núñez-Feijoo, y que incluso Coalición Canaria se llegara también a plantear su abstención. Por ello, ahora que Feijoo tiene asegurados 172 escaños, lo que no encuentra son aliados con los que pactar porque tienen sus puertas cerradas al partido que pacta con Vox.

140 ayuntamientos y 5 autonomías: los pactos que delatan al PP

Santiago Abascal ha comparecido ante los medios de comunicación para comunicar, nuevamente, su apoyo «sin condiciones» a la investidura del candidato Alberto Núñez-Feijoo porque, aunque le separen «muchas cosas» del PP, cree que España vive un momento de «excepción democrática» y de «amenaza de golpe» desde Moncloa si finalmente Pedro Sánchez reedita su gobierno con apoyo de los independentistas. Aunque en el terreno nacional, el líder del PP no haya necesitado negociar con Abascal, la realidad es que los barones autonómicos y municipales de su partido han sido los encargados de conseguir la gratuidad de La Moncloa.

Vox ha conseguido imponerse al PP en Comunidades Autónomas donde los mismos líderes «populares» habían negado en primera instancia su pacto con el partido verde, siendo López Miras el último protagonista de este discurso. A pesar de haberlo negado en numerosas ocasiones, el presidente de Murcia anunció el pasado viernes el pacto entre ambos partidos para gobernar en la Comunidad Autónoma. Así en el terreno autonómico ha conseguido entrar en el Ejecutivo de 140 ayuntamientos y de 5 Comunidades Autónomas gracias a las concesiones del Partido Popular.

El precio que paga Vox por su alianza con el PP

En esta ocasión no solo es Núñez-Feijoo el que ha perdido fuerza y tiempo como consecuencia de la posición que ha tomado el que es su socio de gobierno en municipios y autonomías, sino que el partido de Abascal también puede pagar un alto coste en el caso de que haya repetición electoral. El apoyo sin condiciones y el «regalo» de los 33 diputados pueden costarle a Abascal los mismos, ya que mucho votante de Vox llegó a ellos por no querer votar a un PP al que ahora su formación política le está regalando el apoyo «sin condiciones».

Por ello, a pesar de que el territorio político nacional no sea el mismo al que se ha pactado en diferentes regiones españolas, la ayuda que Abascal está brindado a Núñez-Feijoo puede conducir a que Vox culmine la trayectoria por la que camina de pérdida de apoyos, de fuga de líderes y por consiguiente, de pérdida de votantes.