Intolerancia a la lactosa , la última ¿moda? de la alimentación

Cada vez hay más gente que resulta ser intolerante a la lactosa. Hace décadas esto era prácticamente imprescindible. Pero ¿Qué es la intolerancia a la lactosa? ¿Quiénes la padecen? ¿Es algo grave que penaliza nuestra vida cotidiana? ¿Se trata de una moda de la nueva nutrición? Destripamos todo sobre la intolerancia a la lactosa

¿Productos sin lactosa para no intolerantes a la lactosa? Beneficios y consecuencias

tolerancia lactosa Moncloa

La lactosa es una forma natural de azúcar que se encuentra en muchos alimentos, principalmente, en productos derivados de la leche. Para su digestión, el organismo humano produce una enzima de nombre lactasa, que descompone la lactosa de manera que nuestro cuerpo pueda aprovecharla como fuente de energía. No obstante, algunas personas poseen dificultades para descomponer la lactosa, lo que constituye la llamada intolerancia a la lactosa. Habitualmente, estas personas deben buscar alternativas en los alimentos sin lactosa para reducir los síntomas de dicha intolerancia.

Sin embargo, algunas personas que no son intolerantes a la lactosa optan por productos sin lactosa en su dieta. ¿Es esto beneficioso, o puede generar algún problema? ¿Hay motivos de peso para consumir productos sin lactosa si no posees intolerancia a la misma?

La respuesta es que depende. Es posible que algunos beneficios se perciban en el consumo de productos sin lactosa aún si no se es intolerante, pero generalmente no hay un argumento nutricional significativo para hacerlo.

Uno de los posibles beneficios es que algunos encuentran que estos productos son más fáciles de digerir, aunque no sean intolerantes a la lactosa. Asimismo, por la forma en que es procesada, la leche sin lactosa puede tener un sabor ligeramente más dulce, algo que puede ser conveniente para algunas personas.

No hay evidencia científica o médica convincente de que prescindir de la lactosa, para quienes tienen la capacidad de digerirla correctamente, conlleve beneficios de salud significativos. De hecho, podríamos estar omitiendo fuentes valiosas de nutrientes, como el calcio y la vitamina D que se encuentran en la leche, componentes vitales para la salud ósea entre otros.

Por otra parte, cabe señalar que la leche sin lactosa no es más natural ni pura que la leche normal, estos productos simplemente tienen la enzima lactasa añadida para ayudar a descomponerla.

En resumen, si no eres intolerante a la lactosa, no hay grandes razones nutricionales o médicas para cambiar a productos sin lactosa. Si prefieres su sabor o crees que se digieren más fácilmente, puedes optar por ellos, pero no olvides que los lácteos normales son una valiosa fuente de nutrientes en una dieta equilibrada. Como siempre, si tienes alguna pregunta o inquietud sobre tu dieta, lo mejor es hablar con un profesional de la salud o un dietista registrado.