lunes, 27 mayo 2024

La AN acuerda extraditar a Brasil al hombre que asesinó a dos chicas por las sospechas de pertenencia a un clan rival

La Audiencia Nacional (AN) ha acordado extraditar a Brasil a un hombre de 23 años al que las autoridades del país vinculan con el narcotráfico y al que reclaman para el cumplimiento de una sentencia de 34 años de cárcel por el asesinato de dos chicas, en enero de 2020, a las que ejecutó de varios disparos a quemarropa ante la sospecha de que estuvieran facilitando información a un grupo rival.

En un auto, los magistrados de la Sala de lo Penal autorizan la entrega de Italo Augusto Andrade Silva, si bien la condicionan a que las autoridades de Brasil garanticen que el reclamado, si este así lo solicita, sea sometido a un nuevo juicio con su presencia y asistencia letrada puesto que la condena se le impuso en su ausencia.

De acuerdo con el relato de la sentencia del Tribunal del Jurado de Ipatinga por la que el joven está reclamado, los hechos sucedieron el 31 de enero de 2020, en la localidad de Córrego Ipanemao. El acusado, junto con otras tres personas, individuos de alta peligrosidad por su participación en actividades de narcotráfico tanto en el barrio Esperança como con grupos delictivos de municipios vecinos, acordaron matar a las dos chicas.

El motivo del crimen fue la sospecha de que las dos jóvenes, con las que el reclamado y otros de los acusados mantenían relaciones sexuales, estuvieran facilitando información sobre el narcotráfico a grupos rivales.

El día de los hechos, siempre según el fallo brasileño, los dos acusados invitaron a las dos chicas a ir a un motel, pero en vez de ir a dicho establecimiento las llevaron hasta el bosque de noche y allí, descalzas, las obligaron a cruzar un riachuelo hasta llegar a un camino vecino, «donde fueron cruelmente ejecutadas a tiros».

Una de ellas recibió un disparo con arma de fuego, uno en el rostro a quemarropa y los otros en la nuca y en la espalda, mientras que la otra recibió tres tiros en la cabeza y otros tres en la espalda, con un traumatismo en la mano que indica un disparo a quemarropa.

«El delito se cometió con medios crueles, dada la multiplicidad de disparos y el terror infligido a las víctimas por los imputados cuando las llevaban a ejecutar en el bosque a plena noche y (*) los acusados, luego de llevar a las víctimas ofendidas en medio de un bosque en la noche, les dispararon a quemarropa en la cara y en la espada, luego de posicionarlas para ser eliminadas, un modus operandi que revela una aterradora ejecución sumaria«, reza la sentencia brasileña.

Los magistrados de la AN, una vez examinado el expediente, consideran que se cumplen todos los requisitos necesarios para proceder a la extradición del reclamado por dos delitos de homicidio agravado según la legislación brasileña que, de acuerdo con el Código Penal de España, constituirían dos delitos de asesinato.

El Tribunal considera que las deficiencias alegadas por la defensa no están sustentadas en elemento probatorio alguno, además de que son de carácter genérico y no ponen de manifiesto la existencia de riesgos específicos y concretos para la vida o integridad del reclamado, por lo que carecen de virtualidad para no acceder la extradición.