¡Cuesta creerlo! Estos son los beneficios de dejar de consumir alcohol durante un mes

Cada año, millones de personas alrededor del mundo se suman a la tendencia del «Enero Seco» y otras iniciativas similares como el «Octubre Sobrio», renunciando al alcohol durante un mes. En 2023, uno de cada siete adultos en el Reino Unido planeaba participar en este desafío, mientras que en los Estados Unidos, el 35% de los adultos había intentado dejar el alcohol durante un mes en 2022. A pesar de la falta de datos específicos en España, las estadísticas muestran cierta estabilidad en el consumo de alcohol en los últimos años.

Con el aumento de participantes en estas iniciativas, surge la pregunta de cuáles son los beneficios de abstenerse del alcohol durante un mes y si este período es suficiente para experimentar cambios. Según el gastroenterólogo Shehzad Merwat de UTHealth Houston (Estados Unidos), los efectos varían según la duración del consumo. Investigaciones recientes sugieren que reducir el consumo a lo largo del año ofrece ventajas significativas, y acciones como el «Enero Seco» podrían desempeñar un papel crucial en la moderación de los hábitos de consumo.

Reducción duradera: Cambios en los hábitos de consumo

alcohol

Preocupaciones sobre la recaída tras el cese temporal del consumo, han sido una cuestión central en los esfuerzos por abandonar esta sustancia durante un mes. No obstante, estudios indican que para algunos participantes del «Enero Seco», la abstinencia resultó en una disminución sostenida en el consumo en los meses siguientes.

Un seguimiento a 94 grandes bebedores moderados reveló que seis meses después de dejar el alcohol, los participantes informaron un consumo reducido, situándose en la categoría de bajo riesgo. Encuestas similares a 857 adultos británicos confirmaron una reducción en el consumo a largo plazo tras participar en el «Enero Seco”.

Investigaciones emergentes sugieren que una disminución sistemática en el consumo de alcohol puede resultar en beneficios duraderos para la salud, protegiendo los órganos de los daños asociados con el consumo excesivo. La reducción general del consumo, se destaca como una medida vital para preservar la salud a largo plazo, reduciendo los riesgos de daños relacionados con su consumo, según señala Mintz.