Madonna se reafirma como la reina del pop en el Palau Sant Jordi de Barcelona

Madonna se ha reafirmado como la reina del pop este miércoles en un Palau Sant Jordi de Barcelona con ‘sold out’ y más de 18.000 entradas vendidas donde ha repasado sus 40 años de carrera dentro de la gira mundial ‘The Celebration Tour’, que empezó el 14 de octubre en Londres (Reino Unido) y que incluye 78 conciertos en 15 países.

La estrella, que ha aparecido casi una hora y media más tarde de lo previsto, ha empezado por todo lo alto recompensando al público por la espera con un potente ‘Everybody’, vistiendo un frac con pedrería y convirtiendo el escenario en una gran pista de baile junto a una veintena de bailarines mientras desfilaba por una pasarela hasta el centro de la pista.

«Os quiero dar la bienvenida a mi historia: este espectáculo es la historia de mi vida a través de la música y el baile», ha confesado a los asistentes, a quienes también ha expresado su ilusión por volver a Barcelona, donde actuó por última vez en 2015, y rememorando sus inicios en la música ha cogido la guitarra para entonar ‘Burning up’.

En un escenario inspirado en Manhattan y bajo una gigante bola de discoteca, ha viajado a los años 80 con canciones como la icónica ‘Holiday’, del álbum ‘Madonna’ publicado en 1983, así como ‘Live to tell’, de ‘True Blue’ (1986) y ‘Like a prayer’, incluida en su cuarto álbum de estudio con el mismo nombre, que salió a la luz en 1989.

La ganadora de siete premios Grammy, entre ellos el de Mejor Álbum de Pop en 1999 por ‘Ray of Light’, se ha adueñado del lugar cuando ha sido el turno de ‘Erotica’ y ‘Papa don’t preach’, y luciendo un vestido lencero rojo y unas altas botas negras y siempre secundada por su ejército de bailarines ha interpretado ‘Justify my love’ y ‘Fever’.

El público ha enloquecido con la versión de ‘Hung Up’ que firma con la dominicana Tokischa y ha recibido con la misma euforia a una de las hijas de la cantante, Mercy James, que ha interpretado al piano ‘Bad girl’ sin dejar de mostrar complicidad con su madre, que con 330 millones de álbumes vendidos continúa siendo la artista femenina que más discos vendidos en la historia.

Madonna (Estados Unidos, 1958) ha seguido repasando éxitos como ‘Vogue’, ‘Human nature’ y ‘Crazy for you’ ante unas pantallas que contextualizaban cada tema con célebres momentos de su carrera, como el famoso beso con Britney Spears en los MTV Video Music Awards en 2003 o fragmentos de sus videoclips más icónicos.

Se ha dirigido al público para recordar que ha luchado toda su vida por los derechos LGTBI y que «la idea de que hay vidas que importan más que otras es lo que falla en el mundo», después de lo que ha reivindicado la inclusividad y la hospitalidad y ha interpretado una versión de ‘Survive’ de Gloria Gaynor.

El momento más emotivo ha llegado con ‘La isla bonita’ y ‘Argentina’, que ha cantado llevando como capa la bandera LGTBI mientras se proyectaban imágenes de cantantes como David Bowie, Sinéad O’Connor y Nina Simone, y lo ha rematado con ‘Ray of light’, una versión del ‘Billie Jean’ de Michael Jackson y su ineludible ‘Like a virgin’.

Tras un último cambio de vestuario, la reina del pop ha sellado el trabajo con ‘Give me all your luvin’ y ‘Bitch I’m Madonna’, ambas colaboraciones con la rapera Nicky Minaj, poniendo punto y final a un concierto de dos horas, con 17 cambios de ‘look’ y apariciones de cuatro de sus hijos en algún momento en el escenario, al que volverá a actuar este jueves 2 de noviembre.

Originalmente estaba previsto que la gira empezara en Estados Unidos y Canadá, unos conciertos que Madonna tuvo que posponer a causa de una infección y que reprogramó para después de su paso por Europa, por lo que ‘The Celebration Tour’ aterrizará en Nueva York el 13 de diciembre y finalizará el 15 de abril en Austin.

Después de Barcelona, seguirá con otras dobles citas en Lisboa (Portugal), Paris (Francia), Colonia (Alemania), Milán (Italia), Berlín (Alemania) y Amsterdam (Países Bajos), antes de despedirse de Europa con dos conciertos en Londres el 5 y 6 de diciembre, en las que serán la quinta y sexta vez que actúa en la capital británica dentro de la gira, todas con entradas agotadas.

Según la promotora Live Nation, son más de 200 las personas que forman parte del equipo itinerante de ‘The Celebration Tour’, 25 de las cuales se dedican únicamente al vestuario, en una gira que también cuenta con 80 toneladas de equipos de producción, tres gimnasios portátiles y tres fisioterapeutas.