Alimentación: 9 claves para identificar tus patrones emocionales y mejorar tu salud

El término “alimentación emocional” nos puede dar algunas pistas sobre lo que significa: implica darle “de comer” a nuestras emociones, ¿pero de qué manera? Esta manera emocional de alimentarnos, determina nuestra salud física, mental y emocional. Por lo tanto, hay que reconocer qué estilos de alimentación emocional tenemos, identificar nuestros patrones y aprender cómo gestionarlos de la manera más saludable.

Ante todo, hay que entender qué es la alimentación emocional. Se trata de aprender a regular nuestras emociones, especialmente aquellas que nos hacen sentir insatisfechos o infelices. Esta forma de alimentarnos con la emoción nos habla de la necesidad de encontrar el equilibrio entre lo que sentimos y lo que pensamos. Esto significa que necesitamos conocer nuestras emociones para evitar que nos domine nuestro estado emocional demasiado a menudo.

Autocompasión

Autocompasión

Conocer nuestros patrones requiere la capacidad de ser compasivos con nosotros mismos. Entiende que todos nos equivocamos en algunos momentos. La autocompasión significa reconocer que somos humanos y al mismo tiempo, darnos intencionalmente consuelo para que seamos felices y no nos sometamos a una crítica interna injusta o sin sentido.

Es importante entender que la autocompasión no significa ser indulgente o tomar malas decisiones. Significa ser honesto con los sentimientos que sentimos y darnos la libertad de expresarlos sin juicio. Cuando somos amables y conscientes de nosotros mismos, es más fácil reconocer los patrones de alimentación emocional.