Adele y su ’21’: Cómo un álbum rompió récords y definió una década de música

Cuando Adele lanzó su álbum de estudio número dos en 2011, pocos habían previsto que se convertiría en uno de los mayores éxitos de la década. A sus 29 años, el álbum ‘21’ recibió críticas elogiosas de los críticos, al mismo tiempo que se convertía en el álbum con mayor venta de la década.

En una década cargada de vertiginosa evolución tecnológica y wilderness musical, ¿cómo fue que un único álbum de una solista británica se convirtió en una piedra angular de la música moderna? ¿Cómo fue que Adele golpeó el punto ardiente de la humanidad para convertirse en una sensación mundial? Estas son algunas de las preguntas que intentaremos responder en este artículo.

Durante esta década, el género pop tuvo un auge sin precedentes

Durante esta década, el género pop tuvo un auge sin precedentes

El auge del género pop en esta década inició con el lanzamiento de ‘Born To Die’ de Lana Del Rey en 2012. Este álbum tuvo una profunda influencia en la cultura pop, al mismo tiempo que popularizaba el género de la música con algunos de los éxitos más grandes de la década como ‘Summerwine’ y ‘Video Games’. El álbum también lanzó la carrera de la cantante en el mundo, estableciéndola como una figura destacada de la música pop.

Junto a Lana Del Rey hubo muchos otros artistas que lanzaron álbumes de éxito que contribuyeron a la popularidad creciente del género. Esto incluye a Lady Gaga con álbumes como ‘The Fame’, ‘The Fame Monster’ y ‘Artpop’; Katy Perry con ‘One of the Boys’ y ‘Teenage Dream’; Taylor Swift con ‘Red’, ‘1989’ y ‘Reputation’; Bruno Mars con ‘Doo-wops and Hooligans’ y ’24K Magic’; y muchos otros.

El levantamiento del pop como un género dominante en esta década significaba que da lugar al sonido del 21 de Adele. La ola de la música pop facilitó el acceso y la difusión de la música; abrió paso a nuevos artistas; redefinió los estilos musicales; y presentó una nueva generación de artistas musicales exitosos.

La música electrónica también tuvo un resurgimiento en esta década

En la anterior década, los sonidos más avanzados tecnológicamente comenzaron a expandirse mucho más allá de sus orígenes en la música electrónica. Sus sonidos empezaron a entremezclarse con otros géneros, permitiendo la aparición de nuevos géneros como el House Music, el Dubstep y el EDM.

Estas nuevas e innovadoras fusiones permitieron a los artistas eludir la necesidad de etiquetar y definir sus estilos, dándole al oyente la libertad de disfrutar la música sin limitaciones.

La segunda mitad de esta década también trajo una nueva generación de artistas electrónicos con giros creativos poco comunes.

Esto incluye el álbum ‘Trial in Error’ de Knife Party, que combinó el sonido de la música electrónica con influencias del hip hop, el rock y el reggae; el álbum ‘The Immortal’ de Zedd, que combinó el sonido de la música electrónica con influencias del jazz, el funk y el dancehall; y el álbum ‘Lovelust’ de Madeon, que combinó el sonido de la música electrónica con influenci’s del pop, el dance y la música sinfónica.

También tuvimos el álbum de Jack Ü dedicado a Skrillex y Diplo, titulado ‘Skrillex and Diplo Present Jack Ü’, el álbum de Flume ‘Skin’, el álbum ‘Recess’ de Skrillex, y el álbum ‘Nomad’ de the Roots. Estos álbumes contribuyeron a expandir el sonido de la música electrónica de esta generación, mientras permitían una transformación musical al mismo tiempo.

¿Cómo la música pop y electrónica se unieron para crear el sonido del ’21’ de Adele?

¿Cómo la música pop y electrónica se unieron para crear el sonido del '21' de Adele?

Para entender cómo el sonido del ’21’ de Adele fue influenciado por la música electrónica y la música pop de esta década, hay que mirar hacia dónde los dos géneros se encontraron y cómo influyeron entre sí.

Cuando el álbum fue lanzado, la música pop fue acogida por el público más amplio y la música electrónica se estaba convirtiendo cada vez más en un género respetado. Esto permitió a Adele explicar con entusiasmo como sus mayores influencias eran los críticamente aclamados álbumes de Fleetwood Mac, Carole King y Elvis.

Mientras colaboraba con el productor musical Rick Rubin – a quien se le atribuían las colaboraciones con músicos como Johnny Cash y Bee Gees – Adele se embarcó en un viaje de experimentación.

Los dos probaron diferentes sonidos y estilos, e incluso incorporaron algo de sintetizadores, como se ve en los temas ‘Rumour Has It’ y ‘Turning Tables’. También incorporó elementos de variados géneros como el pop, el rock, el soul, la música folk y la música electrónica. Incluso incorporó influencias del blues clásico como se ve en el tema ‘He Won’t Go’.

El éxito mundial del ’21’ de Adele

Inmediatamente después de su lanzamiento, el álbum fue un éxito mundial. Rápidamente, alcanzó el número uno en las listas de álbumes de todo el mundo y fue el primero en acumular más de 30 millones de copias vendidas.

Adele ganó 6 premios Grammy y fue nominada para otros 9. El tema ‘Rolling In The Deep’ recibió dos premios Grammy xon el logro de llegar al número uno en las listas de reproducción de todo el mundo, mientras que el tema ‘Set Fire to the Rain’ fue el tema más reproducido en Spotify durante tres años seguidos.

El álbum también se destacó por su contenido lírico, que era principalmente sobre el amor, el desamor, la soledad y el dolor.

El enfoque íntimo y profundo de Adele en sus letras hizo que el álbum pusiera en palabras sentimientos que muchos estaban experimentando en ese momento. Este fue un factor clave en el éxito del álbum, ya que su uso del lenguaje universal de la emoción permitió que el álbum resonara con el público a nivel mundial.

El legado de Adele: ’21’ y el futuro de la música

El legado de Adele: '21' y el futuro de la música

Aunque el álbum ’21’ fue uno de los mayores éxitos de la década, Adele rápidamente se apartó de la luz pública para enfocarse en su familia y su vida personal. El legado del álbum ’21’ sigue siendo uno de los mayores de la década.

El éxito del álbum de Adele mostró que la música pop y la música electrónica pueden combinarse de formas interesantes, ofreciendo así nuevas y excitantes formas de explorar la música.

Esto también mostró que la música debe centrarse más en las emociones que el artista está tratando de expresar que en ellas mismas. El éxito de Adele también mostró que los cantantes con grandes voces pueden encontrar un lugar en la música moderna si se cultivan bien.

El legado de Adele y su álbum ’21’ marca el comienzo de una nueva era de la música y seguirá siendo un punto de referencia para los artistas de esta década y los siguientes. Con el álbum ’25’ de Adele actualmente en el camino, así como el álbum desapercibido ’30’ el año pasado, el futuro de la música tendrá mucho que agradecer al legado de Adele.