martes, 28 mayo 2024

Conocer los puntos fundamentales para entender la situación actual de la Ingeniería Civil en España

El Grado en Ingeniería Civil da acceso a la profesión de Ingeniería Técnica de Obras Públicas. Esta busca el bienestar social a través de la implementación y el control de infraestructuras y servicios clave para la población. Con pleno empleo, se presenta, además, como una opción de éxito para los más jóvenes, que buscan oportunidades laborales en las mejores condiciones.

La Ingeniería Civil es la disciplina que realiza el cálculo de estructuras, el diseño, la proyección, la construcción y la gestión de infraestructuras, la realización de servicios fundamentales de abastecimiento, de suministro de agua y de energía, así como la eliminación residuos, entre otros aspectos.

Si bien está presente en el día a día de las personas (desde que se abre el grifo para la ducha por la mañana), lo cierto es que pasa desapercibida. Los individuos se han acostumbrado tanto a las herramientas que permiten realizar las actividades cotidianas que apenas se piensa en la labor de los Ingenieros Civiles para dotarnos de dicha posibilidad.

Por ello, es básico conocer los puntos fundamentales de la Ingeniería Civil, con el fin de acercarse más a sus logros y a sus virtudes. En este artículo del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, se profundiza sobre sus profesionales y las acciones que llevan a cabo en beneficio del bienestar social. 

Objetivo universal

La Ingeniería Civil busca la satisfacción de las necesidades de la población, adelantándose a las mismas. Así, actúa en el presente basándose en el futuro, teniendo en cuenta los requerimientos actuales y próximos de la sociedad.

Dado que se trata de infraestructuras y servicios de larga duración, la Ingeniería Civil gestiona los recursos de manera que dichas construcciones se adaptan, en la medida de lo posible, a modificaciones en sus usos. Todo ello, para la configuración de una red de Obras Públicas duraderas, fiables y eficaces.

Estudios

El Grado en Ingeniería Civil habilita para la profesión de Ingeniería Técnica de Obras Públicas. Estos estudios, de cuatro años de duración, permiten al egresado incorporarse en plenitud de competencias al mercado laboral. De esta manera, el titulado en Ingeniería Civil puede diseñar, firmar, construir y gestionar proyectos, siempre en lo referido a la ley que regula la actividad de los Ingenieros Técnicos de Obras Públicas.

Una vez finalizados estos estudios, los Ingenieros Civiles pueden especializarse a través de la realización del Máster (que no es obligatorio para la firma de proyectos ni para su incorporación en el mercado laboral) en el ámbito que deseen: Energías Sostenibles, Diseño Estructural, Planificación y Gestión, Building Information Modeling (BIM), etc.

Situación Legal

La profesión de Ingeniería Técnica de Obras Públicas se regula por ley, dada la importancia de la garantía de excelencia de las infraestructuras. Los Ingenieros Civiles cuentan con una serie delimitada de competencias y de atribuciones que les permiten, como se ha especificado anteriormente, la gestión de una construcción desde su proyección hasta su puesta en marcha, siendo además responsabilidad de estos profesionales la firma del proyecto y el mantenimiento de la misma a lo largo de todo su ciclo de vida.

Con el Plan Bolonia, que unificaba las titulaciones universitarias en la Unión Europea, se determinó que los estudios de Ingeniería Civil eran de Grado, habilitando estos para la profesión de Ingeniería Técnica de Obras Públicas

Dentro de esta homogeneización, los nuevos títulos universitarios se establecían como requisito para el Grupo A de la Administración, el máximo del funcionariado español. No obstante esto, la Ingeniería parecía, a efectos prácticos, quedarse fuera de esta adaptación en España.

Esta situación, de claro perjuicio para los Ingenieros del país, ha sido caldo de cultivo, además, para la floración de discursos parcialmente realistas sobre disciplinas como la Ingeniería Civil.

Estos reclaman que aquel personal que quiera firmar proyectos y/o ocupar un puesto público de máxima categoría ha de contar con un Máster en Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos, algo que no corresponde con la legalidad vigente.

Por todo ello, desde entidades como el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas y el Instituto de Graduados en Ingeniería e Ingenieros Técnicos de España (INGITE), se han llevado a cabo acciones de protesta. De hecho, durante este verano, se ha celebrado la admisión a trámite de la denuncia del no cumplimiento del Derecho de Función Pública de España ante la Comisión Europea.

Ámbitos de actuación

El Ingeniero Civil actúa en las carreteras, en los ferrocarriles, en el transporte, en la defensa y en el mantenimiento de las costas, en el abastecimiento y en la gestión de agua, en la implantación y en la organización de servicios urbanos y en la edificación industrial.

Entre sus competencias, se encuentra el diseño, la firma, la construcción y la gestión de proyectos de construcción de las áreas referidas. Pero, más allá de estos conceptos, el Ingeniero Civil participa en el cambio hacia el nuevo paradigma mundial.

Este se basa en el fomento de las nuevas energías renovables y en la consecución de ciudades limpias, que eviten el deterioro del planeta ante el Cambio Climático. Si atendemos a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, vemos cómo la mayoría de ellos están relacionados con ámbitos de actuación de la Ingeniería Civil: abastecimiento de agua potable, infraestructuras sostenibles para el desarrollo económico de los países, igualdad en el acceso a los recursos básicos…

Un gran reto, el de adaptar el planeta a las nuevas necesidades medioambientales, que está liderado por los Ingenieros Civiles y que permiten a los egresados en Ingeniería Civil el desarrollo de una profesión innovadora, moderna y multifuncional.

Mercado laboral

De manera paralela a esta situación de incumplimiento legal, el mercado de trabajo funciona de manera bien distinta. Así, la Ingeniería Civil no presenta desempleo y cuenta con sueldos que superan los de la media nacional.

Las empresas, en la mayoría de los casos, buscan Ingenieros Civiles para ampliar su plantilla con dificultades para suplir todas las vacantes, por lo que se anima a los jóvenes a decantarse por una profesión de pleno empleo.

El Grado en Ingeniería Civil permite una incorporación laboral rápida y con garantías. Este sector, en España, se muestra fuerte, estable y con una excelencia profesional superior a la de muchos países de nuestro alrededor. Prueba de ello es la obligatoriedad de la Colegiación como medida de control ético y técnico de los Ingenieros Civiles.

Dado su papel en el desarrollo de soluciones para el Cambio Climático, la Ingeniería Civil afronta grandes retos que requieren de la fuerza de profesionales líderes.

655f781627a8b Moncloa