Ribera critica la tala «agresiva» en Madrid: «Preocupante la ligereza con la que se arremete contra el arbolado»

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha criticado al Ayuntamiento de Madrid por las talas y podas «agresivas» de árboles.

«Enormemente preocupante la ligereza con la que se arremete contra el arbolado urbano maduro», ha lamentado este lunes la ministra en una publicación en la red social X.

En este contexto, Ribera ha advertido de que «son escasos» los supuestos de éxito en los traslados de los árboles. «Cuándo y cómo se justifican talas y podas agresivas, sabiendo que son escasos los supuestos de éxito en los traslados y largos los periodos se crecimiento del nuevo arbolado», ha asegurado.

Por ello, la vicepresidenta tercera del Gobierno ha enviado una carta, al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, en la que insta al popular a que paralice la tala de arbolado por «quebrantar la tutela y protección del patrimonio natural de la ciudad y tiene consecuencias negativas frente a los efectos del cambio climático para el bienestar de los ciudadanos».

«Te insto a que se paralicen y se replanteen conforme a los principios de preservación y restablecimiento de los ecosistemas y la biodiversidad, como establecen los ejes prioritarios del Pacto Verde Europeo», señala en la misiva.

En la carta, Ribera manifiesta su preocupación por las iniciativas del Ayuntamiento que implican la tala de arbolado urbano en la ciudad de Madrid, «pues el arbolado urbano y periurbano, junto con las zonas verdes urbanas, juegan un papel esencial para la biodiversidad y el medio ambiente, así como para el bienestar humano y la mejora de la calidad de vida y salud de los ciudadanos».

La ministra explica que los árboles, además de eliminar el CO2 de la atmósfera y almacenar carbono, mitigan los efectos del cambio climático en el entorno urbano. «En particular, atenúan el efecto isla de calor urbano y contribuyen a mitigar los efectos hidrometeorológicos extremos», precisa.

«También ayudan a crear espacios públicos más habitables, accesibles y saludables y a promover modos de transporte sostenibles, como los desplazamientos a pie y en bicicleta. Con frecuencia, además, el arbolado urbano, especialmente los árboles y espacios singulares, tienen un rol identitario para la sociedad de su entorno», añade.

Asimismo, recuerda que, en el ejercicio de la competencia que la Constitución Española atribuye para regular sobre esta materia, la Comunidad de Madrid aprobó la Ley 8/2005, de 26 de diciembre, de protección y fomento del arbolado urbano, que recoge «la necesidad de un extraordinario cuidado en regular un sistema de autorizaciones que, ante las cada vez más agresivas circunstancias y actuaciones que se plantean en la ciudad, garantice las precauciones suficientes y necesarias para evitar, de manera especial, las talas o apeos de arbolado, así como las podas drásticas e indiscriminadas que, en todo caso, se han de rodear siempre de toda cautela a fin de asegurar su carácter de último recurso y no como un procedimiento al servicio de urgencias o actuaciones coyunturales».

En el caso de que el arbolado se vea afectado por obras de reparación o reforma de cualquier clase, o por la construcción de infraestructuras o por su presencia en el interfaz urbano forestal, la ley de protección del arbolado urbano exige, según indica la carta enviada por Ribera al alcalde madrileño, el trasplante de los ejemplares afectados, «lo que casi siempre redunda en la muerte del ejemplar resultando ser de escasa viabilidad».

Por otro lado, la ministra avisa de que «debe demostrarse que la tala es la única alternativa posible antes de proceder a la misma y además acreditar la plantación de un ejemplar adulto de la misma especie por cada año de edad del árbol eliminado».

URTASUN TAMBIÉN PIDE PARALIZAR LA TALA DE ÁRBOLES

En la misma línea, el ministro de Cultura, Ernest Urtasun, instó a final es de la semana pasada al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, a paralizar la tala de árboles prevista para este martes en las obras de ampliación de la línea 11 de metro por su posible impacto dentro de los límites del bien declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO ‘Paseo del Prado y Buen Retiro’.

El Ministerio de Cultura afirma que, desde que tuvo conocimiento de dicha intervención, en octubre, la Dirección General de Patrimonio Cultural y Bellas Artes se ha puesto en contacto hasta en tres ocasiones con el Ayuntamiento de Madrid y la Comunidad de Madrid para solicitar información sobre la misma.

Asimismo, recordó a ambas instituciones que todas las obras o actuaciones que puedan tener un impacto potencial sobre el Valor Universal Excepcional de un bien declarado Patrimonio Mundial deben contar con una Evaluación de Impacto Patrimonial previa. El Ministerio de Cultura es el encargado, una vez reciba el informe, de dar traslado de dicha evaluación a la UNESCO.