Inicio Lo más compartido Aros de cebolla irresistibles: el secreto para lograr su crujiente perfección. Descúbrelo

Aros de cebolla irresistibles: el secreto para lograr su crujiente perfección. Descúbrelo

0
Aros de cebolla irresistibles: el secreto para lograr su crujiente perfección. Descúbrelo

En muchas ocasiones, las recetas más sencillas son también las más exitosas. Si buscas sorprender a todos con un entrante o acompañante de excepción, los aros de cebolla se convertirán en una gran opción.

Aunque pueda parecer lo contrario, son varias las formas en las que puedes prepararlos. De hecho, incluso expertos como Jordi Cruz tienen su propia receta secreta. Ahora tú también puedes tener la tuya.

¿Con ganas de probar? Descubre el secreto para lograr unos aros de cebolla crujientes y deliciosos.

[nextpage]

Ingredientes para hacer unos aros de cebolla de diez

aros de cebolla ingredientes

Para preparar estos aros de cebolla, una de las cosas más importantes a tener en cuenta son los ingredientes. En primer lugar, debes reservar dos cebollas, de unos 200 gramos y enteras y, a ser posible, amarillas o blancas. También necesitarás 150 gramos de almidón de maíz, 250 gramos de harina de trigo y 330 ml de cerveza rubia. Por otro lado, debes preparar 1 cucharadita de impulsor químico, dos de pimentón de la Vera picante, una de ajo en polvo y dos de sal fina. Por último, solo necesitarás aceite de girasol abundante para freír los aros.

[/nextpage]

[nextpage]

Prepara la mejor salsa para acompañarlos

salsa

En este caso, también vas a preparar una deliciosa salsa para acompañar tus aros de cebolla. Con tan solo unos sencillos ingredientes tendrás el mejor acompañamiento para tu receta. Para ello, necesitarás dos cucharadas de mayonesa y una de queso crema. También usarás dos cucharaditas de cebollino fresco picado, otras dos de perejil fresco picado y una de menta fresca picada. Por último, necesitarás el zumo y la ralladura de una lima, que puedes sustitur por un limón y pimienta negra al gusto, mejor si es recién molida.

[/nextpage]

[nextpage]

El truco para hacer unos aros de cebolla de diez

truco aros de cebolla crujientes

Cuando tengas todos los ingredientes listos es el momento de empezar a preparar estos deliciosos aros de cebolla. El truco para conseguir una textura bien crujiente reside en dejarlos reposar en agua helada durante una media hora. Aunque puedes omitir este paso, lo cierto es que consigue marcar la diferencia. Por otro lado, otra de las cosas que no puedes dejar pasar es la elaboración de esta sencilla salsa con mayonesa y queso crema. Además, gracias a la lima o al limón, obtendrá un toque fresco que encajará a la perfección con este delicioso entrante. Por último, puedes cambiar las hierbas frescas por cualquier otra de tu elección, siempre teniendo en cuenta tus gustos.

[/nextpage]

[nextpage]

Comienza a preparar este delicioso entrante

entrante

Teniendo estas consideraciones en mente, ha llegado el momento de empezar a preparar un entrante delicioso con el que sorprender a todos tus invitados. En primer lugar, lo que debes hacer es pelar las cebollas asegurándote de retirar los extremos. A continuación, córtalas en rodajas de un centímetro de grosor, aproximadamente, y separa después los aros de cebolla con las manos. Cuando los tengas, colócalos dentro de un bol con agua fría con mucho hielo. Deja reposar durante unos 30 minutos antes de continuar.

[/nextpage]

[nextpage]

Es el momento de elaborar la salsa

preparar salsa de mayonesa y queso crema

Mientras los aros de cebolla están reposando en el agua helada, puedes aprovechar estos minutos para elaborar la salsa, que no puede ser más sencilla. Para ello, lo único que debes hacer es mezclar todos los ingredientes. Cuando la tengas, reserva en la nevera hasta el momento de disfrutarla. Por otro lado, coge otro bol para mezclar en su interior la harina con la cerveza, el impulsor químico, así como el pimentón, la sal y el ajo en polvo. Una vez que haya pasado la media hora, escurre los aros y seca a conciencia con papel de cocina o un paño limpio.

[/nextpage]

[nextpage]

Calienta el aceite para un gran resultado

calentar aceite

En este punto, ya lo tienes todo prácticamente listo para disfrutar de unos aros de cebolla para chuparse los dedos. A continuación, lo que debes hacer es calentar aceite de girasol abundante en una olla o una sartén que tenga bordes altos. Coloca la temperatura a fuego medio y ten en cuenta que es importante que haya aceite suficiente como para que los aros se sumerjan. De lo contrario, el resultado podría no ser el esperado. Como truco, para comprobar que el aceite está caliente, solo tienes que introducir en ella una gotita de la masa. Cuando burbujee alrededor, significa que puedes continuar con el siguiente paso.

[/nextpage]

[nextpage]

Fríe los aros de cebolla con estos consejos

freir aros de cebolla

Con el aceite ya caliente, lo siguiente que debes hacer es pasar los aros de cebolla, una vez secos, por el almidón de maíz. Después, retira el exceso y pasa por la masa. Cuando los tengas, fríe en el aceite abundante y bien caliente hasta que veas que se han dorado. En ese momento, es el momento de sacarlos de la olla o sartén ayudándote de una espumadera.

Acto seguido, coloca en un plato con papel de cocina absorbente para retirar el exceso de aceite y que queden bien crujientes. Estos aros ya son bastante calóricos, por lo que deben quedar bien secos para un mejor resultado. Como truco, si la masa se despega de los aros cuando los metas en el aceite, debes esperar a que este esté más caliente. Si el problema persiste, espesa la masa añadiendo un poco más de harina.

[/nextpage]

[nextpage]

Es el momento de servir y disfrutar

servir con salsa

Después de haber colocado todos tus aros de cebolla en el plato con papel absorbente, ya tendrás listo este entrante o acompañante de excepción. Ahora, solo tienes que asegurarte de servirlos bien caliente y con la salsa aparte, para que cada uno los disfrute a su gusto. A pesar de que existen varias formas de preparar esta receta, que puedes hacer con o sin huevo, rebozados con pan rallado o en tempura, entre otros, este es uno de los métodos más sencillos y efectivos. Solo tienes que pasarlos por la masa de harina, impulsor químico, cerveza y especias para conseguir un resultado crujiente y ligero lleno de textura y sabor. Todos querrán repetir.

[/nextpage]