Los JJOO, la superstición y otras 7 cosas que tienes que saber del año bisiesto

El año bisiesto, ese año que ocurre cada cuatro años, tiene un aura de misterio y curiosidad que ha fascinado a la humanidad durante siglos. Desde supersticiones hasta eventos históricos significativos, los años bisiestos están llenos de peculiaridades y particularidades que vale la pena explorar. En este texto, nos sumergiremos en el mundo de los años bisiestos y descubriremos algunas de sus curiosidades más interesantes.

1. ¿Por qué hay años bisiestos?

La razón detrás de los años bisiestos radica en el desajuste entre el calendario solar y el calendario civil. Un año solar, el tiempo que la Tierra tarda en orbitar completamente alrededor del Sol, es aproximadamente 365 días y 6 horas. Para mantener el calendario civil alineado con las estaciones, se agregan días adicionales cada cierto tiempo. Esto se logra mediante la adición de un día extra al año cada cuatro años, creando así el año bisiesto.

2. El 29 de febrero

El día extra que se añade en un año bisiesto se conoce como el 29 de febrero. Esta fecha única es la causante de muchos mitos y supersticiones. Por ejemplo, en algunas culturas se considera un día de mala suerte para hacer grandes cambios en la vida, como casarse o iniciar un negocio. Por otro lado, hay quienes creen que el 29 de febrero es un día de buena suerte, especialmente para aquellos que nacen en esta fecha.

bisiesto 1 Moncloa

3. Los cumpleaños en 29 de febrero

Una de las curiosidades más interesantes de los años bisiestos son las personas nacidas el 29 de febrero, también conocidas como «leaplings» o «leapers». Debido a que el 29 de febrero ocurre solo una vez cada cuatro años, las personas nacidas en esta fecha celebran su cumpleaños solo una vez cada cuatro años. Sin embargo, en los años no bisiestos, algunos leaplings optan por celebrar su cumpleaños el 28 de febrero o el 1 de marzo.