martes, 18 junio 2024

La asesoría Boils y Ballester explica cómo compatibilizar trabajo y jubilación; la jubilación flexible

La llegada de la jubilación significa más tiempo de ocio y para disfrutar de la familia.

Sin embargo, algunas personas se plantean compatibilizar la jubilación con algún empleo parcial, bien sea porque echan de menos la rutina y sus ocupaciones, o porque desean incrementar los ingresos de la pensión pública.

Actualmente, existen diferentes modalidades para compatibilizar parte de la pensión de jubilación con una actividad laboral. Una de ellas es la jubilación flexible. En este orden de ideas, los expertos de la asesoría Boils y Ballester explican cómo compatibilizar el trabajo con esta modalidad de jubilación.

Una transición más flexible hacia la jubilación completa

Los expertos en derecho laboral de Boils y Ballester explican que es posible contratar a personas que ya estén jubiladas y disfrutando de una pensión. Esto puede hacerse mediante la modalidad de trabajo conocida como jubilación flexible. Bajo esta modalidad de jubilación, los pensionistas pueden trabajar a tiempo parcial, manteniendo al mismo tiempo el derecho a percibir una parte proporcional de su pensión de jubilación. En estos casos, la normativa establece que la jornada laboral parcial puede ser el equivalente de entre el 50 % y el 25 % de una jornada a tiempo completo.

Esta modalidad favorece una transición más suave hacia una jubilación completa, promoviendo el equilibrio entre el tiempo de trabajo y el disfrute del tiempo libre, de acuerdo con las necesidades individuales de cada pensionista, a los que se les permite continuar contribuyendo a la sociedad mientras reciben una parte proporcional de la pensión.

Normas que rigen la jubilación flexible

Bajo la modalidad de jubilación flexible, el pensionista tiene el deber de notificar a la entidad gestora de la pensión que va a comenzar una relación laboral o profesional. En estos escenarios, el empresario solo tiene la obligación de realizar el contrato correspondiente y cursar el alta ante la Seguridad Social.

En caso de que el trabajador no realice la debida notificación ante el organismo competente, tendrá que reintegrar la pensión indebidamente cobrada y, además, podría ser penado con la pérdida de tres meses de pensión por cometer una infracción grave.

En algunos casos, los tribunales pueden excluir dicha sanción cuando la prestación de servicios pueda considerarse como irrelevante, al estar compensada con una remuneración económica muy baja. Por ejemplo, se ha catalogado de esta forma la prestación de servicios del 7,5 % de la jornada de un trabajador a tiempo completo comparable. Sin embargo, aunque el trabajo a tiempo parcial se comprenda entre el 25 % y el 50 % de la jornada, hay ejemplos en los que los tribunales han validado la realización de un trabajo a tiempo parcial en un porcentaje inferior al 25 %.

Finalmente, cabe destacar que las cotizaciones efectuadas durante el período de la jubilación flexible contribuirán a mejorar la pensión del jubilado una vez cese la relación laboral, a menos que ya estuviese cobrando la pensión máxima aplicable.

La asesoría Boils y Ballester ofrece sus servicios para que cualquier persona pueda resolver sus dudas sobre esta modalidad de jubilación.

65f052dc31b28 Moncloa