Ribera dice que el Gobierno dará «apoyo» ante la sequía

La vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha afirmado que el objetivo del Gobierno es «seguir respaldando y facilitar el apoyo» a actuaciones ante la sequía, a pesar de la renuncia del Gobierno a presentar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) por el adelanto electoral en Catalunya, pero afirma que habrá que ver si se requiere algún ajuste.

Lo ha dicho este jueves en una rueda de prensa en el Ayuntamiento de Amposta (Tarragona) junto al conseller de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural de la Generalitat, David Mascort, tras reunirse con la Taula de Consens del Delta de l’Ebre.

«Nuestro compromiso es seguir respaldando intervenciones frente a la sequía aún no siendo demarcaciones competencia del Estado. Estamos viendo la situación en las cuencas de Catalunya y Andalucía, y la intención es seguir adelante en principio sin ningún problema. Pero hay que ver si requiere algún ajuste no previsto», ha remarcado.

La ministra ha asegurado que las líneas vinculadas a la inversión en materia de agua y sequía de los Presupuestos Generales del Estado de 2023 estaban «ya bien dotadas» y que permite continuar las actuaciones en 2024.

«Pero no es descartable que haya que hacer un análisis en profundidad de cuestiones que no hayan quedado cubiertas en 2023 y haya que hacer una modificación», ha reiterado.

TAULA DEL DELTA

Sobre la reunión con la Taula de Consens del Delta de l’Ebre, ha dicho que el objetivo es que hayan «reuniones periódicas cada tres meses» para compartir información y los avances sobre las actuaciones y compartir los análisis sobre las intervenciones.

«Permitirá mantener en buen estado la conservación de este espacio» y ha explicado que se han propuesto presentar el marco de actuaciones prioritarias a desarrollar.

Ha enumerado las actuaciones que se deberían llevar a cabo a corto plazo, como la canalización de sedimentos y que estén en buen estado, trabajar en planes de inundación y programas de preparación ante la sequía; también intervenciones directas en el litoral, como en la playa del Fangar y evitar inundación de la isla de Buda; retirar especies invasoras; y las reuniones de la mesa de trabajo conjunto para actualizar la información disponible.

Preguntada por qué motivo la evaluación ambiental del Delta se ha atrasado, Ribera ha defendido que es porque era necesario un «análisis de fondo» de las distintas alternativas para preservar este espacio y hacerlo con la máxima garantía desde el punto de vista ambiental.

MASCORT

Por su parte, Mascort también ha valorado positivamente la reunión y cree que «está bien que en una sola mesa estén todos los actores», con el Ministerio, la Generalitat y los actores locales para alcanzar consensos.

Ha asegurado que se van cumpliendo los compromisos de la Estratègia pel delta del Llobregat, y reitera la importancia de las reuniones que se llevarán a cabo cada tres meses para que «la gente separa qué está pasando y en qué punto se está de actuaciones».