jueves, 30 mayo 2024

Sumar sacará la reducción de jornada sin bajada de salarios aunque no haya PGE

El portavoz parlamentario de Sumar, Íñigo Errejón, ha asegurado este miércoles que sacarán delante desde el Gobierno la reducción de la jornada laboral sin bajada de salarios y otras medidas sociales, aunque no haya este año presupuestos generales del Estado, aunque ha admitido que el avance será «más lento» y tendrán que «librar más batallas particulares». Además, ha admitido que los socios de Gobierno mantienen «una disputa» para que el Ejecutivo «recupere la iniciativa y haga justicia social».

En una entrevista concedida a Radio Euskadi, Errejón ha reiterado que les pareció «una mala decisión» por parte del PSOE que renunciara a intentar sacar adelante los presupuestos generales del Estado de 2023, tras el anuncio de elecciones anticipadas en Cataluña.

A su juicio, el Ejecutivo «tiene la responsabilidad» de intentar aprobar las cuentas públicas, y considera la renuncia a ello «en un momento de mucho hartazgo ciudadano con la política, en un momento de una especie de declive moral de la confianza entre los ciudadanos y sus representantes, de mucha dificultad para muchas familias, e incluso de inestabilidad geopolítica, es una irresponsabilidad bajar los brazos».

Sumar sacarán delante la reducción de jornada sin bajada de salarios aunque no haya PGE
Sumar sacarán delante la reducción de jornada sin bajada de salarios aunque no haya PGE

Según ha apuntado, el objetivo de este Gobierno «no es permanecer, no es aguantar, sino que es transformar y, para eso, los presupuestos vienen bastante bien». «Se puede gobernar sin presupuestos, pero con presupuestos se gobierna y se transforma mejor», ha asegurado.

Íñigo Errejón ha manifestado que Sumar todavía «pelea para convencer al Partido Socialista, que es el socio mayoritario, de que la mejor defensa de este Gobierno es recuperar la iniciativa y hacer justicia social y transformar».

«Solo el paso del tiempo no es una buena receta para los gobiernos que se quieren transformadores o que se quieren de avance social. Así que, efectivamente, hay una disputa entre socios, en el interior del Gobierno, sobre si esta tiene que ser, como dice el Partido Socialista, una legislatura de consolidación o, como decimos en Sumar, esta legislatura todavía no tiene nada que consolidar, y hay que profundizar las transformaciones de justicia social y de democratización, para que haya un suelo mínimo a partir del cual podamos consolidar», ha manifestado.

A su juicio, «eso está por alcanzarse» y es una «discusión intelectual y política» que existe en el seno del Ejecutivo. Sobre las cuentas públicas, ha recordado que el presidente Pedro Sánchez dijo que las daba por «perdidas» y que el horizonte de trabajo era ahora el presupuesto de 2025, y ellos «respetan esa decisión». «Pero no fue la nuestra y no la compartimos. Creemos que hay muchas cosas que están esperando salir adelante y que no deben esperar», ha advertido.

«PELEA DE GALLOS» ENTRE EL PP Y EL PSOE, SEGÚN SUMAR

En su opinión, en las Cortes Generales se ve «una cierta pelea de gallos entre el Partido Popular y el Partido Socialista«, y ha avisado de que «esa era la política de los años 90, del pasado siglo, que se enfangaba entre las acusaciones de los dos grandes partidos, y los problemas de la gente común estaban cada vez más fuera de las instituciones». «En el Estado español hay mucha gente que sigue esperando la solución sus necesidades», ha remarcado.

El portavoz parlamentario de Sumar ha dicho que no deben frenarse los avances sociales porque «la gente tiene que ir primero, antes que las peleas y que las pugnas entre partidos». «Para eso, los presupuestos venían muy bien, pero incluso sin presupuesto, nosotros todas esas medidas las traeremos al Congreso de los Diputados y trabajaremos para que cuenten con la mayoría suficiente para sacarlas adelante».

«Por ejemplo, vamos a sacar adelante la reducción de la jornada laboral sin reducción de salario, es decir, vamos a liberar tiempo para las trabajadoras y los trabajadores, vamos a expandir la libertad de todos, no solo la de quienes pueden pagarla. Eso lo va a hacer el Ministerio de Trabajo, el Gobierno, y después vendrá al Congreso de los Diputados y tendrá que ser aprobado», ha subrayado.

Tras reconocer que, sin las cuentas estatales, «el avance es más lento, más fragmentado» y hay que «librar más batallas particulares«, ha remarcado que no renunciarán a ello. «Nos habría gustado con presupuestos, pero sin presupuestos también se puede y lo vamos a hacer», ha asegurado.

ASAMBLEA FUNDACIONAL DE SUMAR

Por otra parte, Íñigo Errejón ha señalado que el objetivo de la asamblea fundacional de Sumar, que se celebra este sábado, es «construir políticamente y fortalecer una coalición que fue decisiva para salvar al Gobierno español y que no lo ganara la derecha con la extrema derecha«.

«Eso permitió ganar tiempo, pero ganar tiempo no es el objetivo. Fue salvar a España de una ola reaccionaria que recorre el continente, y ahora de lo que se trata es de aprovechar esa oportunidad histórica ganada para avanzar, para transformar y para hacer que nos volvamos a ver en una así en las próximas elecciones, es decir, que cambiemos las condiciones de posibilidad que estuvieron a punto de propiciar una victoria de los reaccionarios», ha indicado.

A su juicio, eso es «democratizar el Estado español, el reparto de la riqueza, las relaciones entre pueblos, y avanzar en transformar todo aquello que en el país nos puso a los pies de una victoria de los reaccionarios que habría supuesto una involución autoritaria muy dura».

La ponencia de la asamblea fundacional, en la que Íñigo Errejón ha trabajado, pretende, tal como ha dicho, «un intento de poner en papel algunas ideas para el rearme ideológico de la izquierda en el Estado español, que haga que las siguientes batallas culturales y políticas no se den a la defensiva, sino recuperando la iniciativa y yendo a por más».

«No basta con que, cada vez que llegan las elecciones, digamos: ‘qué miedo, que llega la derecha’. Hay que dar buenas razones para tener esperanza para militar y empujar un proyecto político que reparte el poder y la riqueza en el Estado español», ha manifestado.

A su juicio, esta es la declaración de intenciones del nacimiento de Sumar. «Y eso se hace estando en el Gobierno y transformando desde el Gobierno, subiendo el salario mínimo, reduciendo la jornada laboral, pero también rearmándose política, intelectual y culturalmente».