martes, 28 mayo 2024

El vegetal ‘sano’ que los médicos advierten puede disparar tu riesgo de diabetes

Distribuir de forma correcta los alimentos en tu plato con porciones de proteínas, carbohidratos, vegetales y grasas saludables, ayuda a prevenir enfermedades como la diabetes y evita que aumentes de peso. Sin embargo, existen alimentos que crees que son saludables, pero que en realidad perjudican tu salud sin darte cuenta. Una de las afecciones que pueden aparecer si no prestas atención a lo que comes es la diabetes, una enfermedad crónica caracterizada por niveles elevados de azúcar en la sangre, se ha convertido en una epidemia global silenciosa.

La comida en cuestión es la patata cocina, este tubérculo debe comerse con moderación evitando su exceso. Otros de los factores que influyen en la aparición de esta enfermedad es la falta de actividad física, una dieta rica en azúcares y grasas, y el estrés constante, son factores que aumentan el riesgo de desarrollar esta forma de diabetes.

La patata cocina aumenta el riesgo de diabetes

La patata cocina aumenta el riesgo de diabetes

La patata hervida es uno de los alimentos que más se suele recomendar si una persona está enferma, sin embargo, no todos los pacientes son candidatos para comerla. Un estudio publicado recientemente arrojó que este carbohidrato se traslada de manera rápida a la sangre y provoca que el páncreas tenga que compensar con insulina de manera rápida, y esto puede provocar diabetes.

Los especialistas aclararon que no se debe eliminar la patata por completo de la dieta de los pacientes con resistencia a la insulina o diabetes, pero que sí debe controlarse su consumo, incluso cuando se prepare hervida o al horno. Además, contiene altos niveles de almidón, lo que provoca retención de líquidos. Es por eso que el consumo de patata debe ir acompañado de una rutina de ejercicios de al menos 30 minutos al día, por cinco días a la semana, con el propósito de drenar líquidos y quemar la mayor cantidad de calorías posibles.

Diagnóstico y tratamiento

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico temprano es esencial para controlar la diabetes. Pruebas regulares de azúcar en la sangre y una atención médica adecuada son fundamentales. Para las personas con diabetes, el tratamiento consiste en una combinación de cambios en la dieta, actividad física, medicamentos y, en algunos casos, insulina. La gestión cuidadosa de la enfermedad puede prevenir complicaciones graves.

La educación y la concienciación son claves poderosas en la lucha contra la diabetes. Es fundamental que las personas comprendan los riesgos y sepan cómo llevar un estilo de vida saludable. Las campañas de información y las políticas de salud pública desempeñan un papel vital en la prevención y el control de la enfermedad.