martes, 28 mayo 2024

Zaplana llega a los juzgados dispuesto a declarar por el caso Erial

El expresidente de la Generalitat Valenciana y exministro del PP Eduardo Zaplana ha llegado a los juzgados dispuesto a declarar por el conocido como caso Erial: «Hoy comienza el juicio y sí voy a declarar», ha señalado.

Zaplana se ha manifestado en estos términos en declaraciones a los medios de comunicación que le esperaban en la puerta de la Ciudad de la Justicia de València, donde este martes declara por Erial, procedimiento en el que se ha investigado el supuesto cobro de más de 10 millones de euros en comisiones derivadas de concesiones de ITV y parques eólicos de la Comunitat Valenciana.

A su llegada, una persona que aguardaba la cola para entrar por el control de seguridad en la Ciudad de la Justicia de València le ha recriminado al exministro que no guardara su turno. «Yo llevo aquí desde las 9.30 horas», le ha espetado. Otra persona, tras una pancarta, coreaba cada vez que entraba a los juzgados uno de los acusados ‘¿Dónde está el dinero de los valencianos?’.

Eduardo Zaplana, preguntado por si está preocupado por los posibles pactos alcanzados por algunos acusados con la Fiscalía, ha respondido: «El juicio es muy largo».

El ‘expresident’ se enfrenta a una pena, tal y como le reclama el ministerio fiscal, de 19 años de prisión por los delitos de organización criminal, blanqueo de capitales, cohecho, falsedad en documento oficial y mercantil y prevaricación administrativa dentro del conocido como caso Erial. Además, le reclama una multa de 40 millones de euros y otras dos más que suman 72.000 y 36.000 euros.

El fiscal anticorrupción cifra en 20.606.364 euros el total del dinero obtenido de forma delictiva mediante operaciones de corrupción por parte de Zaplana y su organización, un grupo acusado de operar a través de sociedades radicadas en el extranjero, creadas con el propósito de recibir sobornos por las adjudicaciones predeterminadas y para ocultar el origen ilícito de los bienes, contribuyendo a su transformación e integración posterior en el circuito económico, según consta en la calificación de la acusación pública.

De este importe, 6.734.026 euros fueron decomisados en cuentas suizas. En total, el fiscal acusa, junto con Zaplana, a otras 14 personas más, vinculadas directamente al ‘expresident’ y que le ayudaron en la operativa.

De ellos, reclama la mayor pena de prisión, tras el exministro, al que fuera su jefe de Gabinete, Juan Francisco García, para el que pide 14 años de cárcel por blanqueo, cohecho y falsedad, la misma condena que solicita para los hermanos Vicente y José Cotino, adjudicatarios de los planes eólico y las ITV tras el proceso cuestionado. En la causa estuvo también investigado hasta su fallecimiento Juan Cotino, exconseller y expresidente de las Cortes Valencianas, sobrino de los anteriores.

Según señala el fiscal en su escrito, la venta de las participaciones de las empresas de las ITV y Parques Eólicos reportó a la empresa de los Cotino, en las distintas sociedades controladas por los hermanos, más de 86,5 millones de euros, «lo que justifica el alto importe de las comisiones abonadas por las adjudicaciones».

«FINANCIERO»

Junto con Zaplana, el fiscal sostiene que otras tres personas formaban el núcleo duro de la organización criminal: Francisco Grau, a quien considera el «financiero» de la organización y encargado de gestionar los fondos y Joaquín Miguel Barceló, el testaferro, que aparecía «al exterior» en las sociedades mercantiles y titulaba el dinero que acabó distribuido en sociedades de Luxemburgo, Panamá y cuentas de Andorra (donde se localizaron 9,8 millones de euros). Para ambos reclama ocho años de prisión y 20 millones de euros de multa por organización criminal y blanqueo, al igual que para la exsecretaria del expresident, Mitsouko Henríquez.

Además de estos acusados, figuran los hermanos Elvira y Saturnino Suances, –ella exdiputada del PP–, como los administradores y encargados de recuperar el dinero de Andorra y para los que pide cinco años de prisión y multa de ocho millones de euros; el expresidente de la Generalitat José Luis Olivas, con intervención en la adjudicación de ese plan eólico, y para quien reclama seis años de cárcel, y una serie de empresarios y amigos que «colaboraron» para ocultar la procedencia delictiva del dinero y auxiliaron a Zaplana para el aprovechamiento del dinero retornado a España para su uso personal.

Entre estos últimos se encontrarían Francisco Pérez López; Ángel Salas; Robert Edgar Bataouche; Pedro Romero y Carlos Gutiérrez, que se enfrentan a siete años de cárcel el primero y a cinco años de cárcel el resto.