martes, 18 junio 2024

El voto de castigo del primo de Pere Aragonès será clave para Puigdemont e Illa

Sílvia Orriols y el primo de Pere Aragonès, Jordi Aragonès, pueden jugar una mala pasada a la hegemonía del independentismo. Aliança Catalana lograría entre dos y cinco escaños en las próximas elecciones catalanas del 12-M y se hará un gran hueco no solo en Girona, sino que arañaría escaño por Barcelona al aglutinar votos en la periferia de la Ciudad Condal, como en las zonas de Vic, maresme y también en el Baix Llobregat, donde llegan a ser vetados en actos ya programados.

Por el momento, el PSC de Salvador Illa ganaría las elecciones con entre 39 y 42 escaños, seguido por Junts y Puigdemont, con entre 30 y 35 escaños; y ERC quedaría tercero entre los 26 y 29 escaños, según el promedio de diversas encuestas consultadas por MONCLOA.

La suma para alcanzar la mayoría absoluta en Cataluña son los 68 escaños y todo quedaría a expensas de Aliança Catalana, liderada por Sílvia Orriols en Girona y Jordi Aragonès en Barcelona; pero también por la CUP, que alcanzaría los seis escaños. Sumando únicamente los mínimos, el independentismo se quedaría por primera vez en una década sin sumar la mayoría que aseguraron tener.

ORRIOLS Y JORDI ARAGONÈS RESTAN VOTOS A JUNTS

Orriols ha cosechado un fuerte aliado en Barcelona. Jordi Aragonès, primo del presidente de la Generalitat, es el encargado de conformar el programa y también se presenta a estos comicios como número dos por Barcelona.

Sílvia Orriols encabeza la lista de Aliança Catalana
Sílvia Orriols encabeza la lista de Aliança Catalana

La incertidumbre se centra en si ERC y la CUP aceptarían a un socio de investidura como Aliança Catalana y especialmente a Orriols, cuya campaña se centra en la inmigración y buscar la independencia unilateral con el resto de España. El segundo objetivo es compartido en parte por la extrema izquierda catalana, pero en ningún caso el primero, hecho que crea fricciones importantes en el bloque. ERC también descarta cualquier pacto con Aliança Catalana, más cuando intentaron sin éxito una moción de censura en Ripoll, epicentro del estallido de este partido.

ERC también descarta cualquier pacto con Aliança Catalana, pero mantener la unidad pasaría por ellos

La formación comandada por Orriols tiene un marcado carácter xenófobo e independentista. Nacida en Ripoll tras los atentados del 17-A cometidos por terroristas que vivieron en el municipio gerundense y eran conocidos por todos. De ahí, se iniciaron manifestaciones y señalamientos al imán de Ripoll, así como a sus congregados. Ante el horror de los hechos, que aún generan duda en el independentismo, Orriols montó el partido en alianza con expolíticos de Plataforma per Catalunya (PxC). Su mensaje cala y muy positivamente en esta zona donde la inmigración ilegal se ha extendido, como ha ocurrido en Salt (Girona).

EL MENSAJE NACIDO DE LOS ATENTADOS DEL 17-A

Su caladero de votos es uno de los bastiones de Junts y Puigdemont y la división del bloque favorece especialmente al PSC de Salvador Illa. La formación, según las encuestas, entraría en el Parlament por primera vez, pero Orriols lleva siete años conformando este partido, surgido a su vez del Front Nacional de Catalunya, que gobierna en Ripoll. Se salvó de la moción de censura ante la negativa de Junts de entregar el poder a una minoría y ante la situación generada en el municipio.

Orriols proviene de las juventudes de ERC, pero centra su discurso contra el islamismo, la inmigración ilegal y el cierre de mezquitas, así como poner de manifiesto los graves problemas de inseguridad. Todo respaldado por el horror de los atentados del 17-A, de donde era el imán Abdelbaki es Satty, quien tenía orden de expulsión de España, pero no llegó a ejecutarse. Entre sus frases destaca que Cataluña recibe la «peor inmigración, la marroquí, para destruir Cataluña».

Asimismo, Orriols mantiene que tanto ERC como Junts y Puigdemont han renunciado a la declaración unilateral de independencia, exigida en el «mandato del 1-O», y que no pueden representar a los votantes independentistas por sus pactos con el PSOE en el Congreso de los Diputados.

Ante el auge de los delitos cometidos, la inseguridad -este mismo sábado ha muerto un hombre en Barcelona de un disparo en la cabeza en plena Feria de Abril-, y el descontento entre los independentistas, Orriols se convierte en un voto alternativo o de castigo, según se mire. Su discurso es muy similar al de Vox en fondo, pero más endurecido y sin complejo alguno a la hora de cargar y criticar contra unos, otros y todos a la vez.

LA INSEGURIDAD Y BAJADA DE IMPUESTOS AFIANZAN A ORRIOLS

Asimismo, se diferencia de la izquierda y de buena parte de Junts en sus propuestas económicas, con la eliminación de impuestos, como el de Patrimonio, rebajar el IRPF y retirar algunos impuestos propios, como también hacer frente al grave problema de vivienda, con una ley que proteja a propietarios y arrendatarios de la okupación ilegal. Con estas promisas, podría arañar aún más votos, más allá de los independentistas. Y es que, se muestra favorable también al crecimiento económico y dar voz al primer sector en Cataluña, como la industria y el campo.