martes, 23 julio 2024

MÉS exige al Ejecutivo autonómico que los 60 millones asignados al plan de libertad lingüística se inviertan en necesidades educativas

La organización política MÉS per Mallorca ha exigido firmemente que el Gobierno de las Islas Baleares destine los 60 millones de euros presupuestados para el plan de «libre elección de lengua» a cubrir las verdaderas necesidades del sistema educativo, en lugar de emplearlos en fomentar la segregación de los estudiantes por motivos lingüísticos.

En un comunicado de prensa, el partido ecosoberanista ha revelado que han presentado una serie de preguntas en el Parlamento dirigidas a la Consejería de Educación, con el objetivo de conocer los detalles sobre la ejecución de este «plan de segregación lingüística», después de que solo 11 centros educativos de las Baleares se hayan adherido a la iniciativa.

La Comunidad Educativa se Opone a la Segregación

La diputada de MÉS per Mallorca, Maria Ramon, ha expresado su agradecimiento a la comunidad educativa por «defender la lengua propia del país y el modelo de escuela». Además, ha hecho hincapié en que la partida económica destinada a este fin debería utilizarse para «mejorar el sistema educativo y no enriquecer a los centros que han decidido segregar».

«La comunidad educativa ha dado una vez más la espalda al Gobierno en su intento de segregar a los alumnos por razón de lengua», ha añadido.

El Futuro del Sistema Educativo en Baleares

El partido se ha cuestionado, entre otras cuestiones, cuál será la dotación específica para las escuelas que se han sumado al plan de «libre elección de lengua», así como la forma en la que se invertirá el dinero sobrante y qué número de alumnos estarán afectados por esta medida. Estas preguntas reflejan la preocupación de MÉS per Mallorca por el impacto que esta iniciativa podría tener en la calidad y la equidad del sistema educativo de las Islas Baleares.

La firme oposición de la comunidad educativa a la segregación lingüística impulsada por el Gobierno pone de manifiesto la importancia que la sociedad balear otorga a la preservación de la lengua propia y al modelo de escuela inclusiva. Ante este escenario, será fundamental que las autoridades educativas escuchen y atiendan las demandas de la comunidad, con el fin de garantizar un sistema educativo de excelencia que fomente la igualdad de oportunidades y el respeto a la diversidad lingüística y cultural de las Islas Baleares.