El 55 por ciento de los pacientes que sufrió una parada cardiorrespiratoria en el estado de alarma por el nuevo coronavirus no recibió reanimación cardiopulmonar (RCP), según un estudio llevado a cabo en Lombardía (Italia) publicado en ‘New England Journal of Medicine’ y recogido por la Sociedad Española de Cardiología (SEC).

Asimismo, otro registro llevado a cabo en París y publicado en ‘Lancet Public Health’ apunta a que estos casos se han multiplicado por 2. “En España, por lo que hemos visto desde los hospitales, la situación no debe ser muy distinta”, ha avisado el coordinador del Grupo de Trabajo de RCP de la SEC, Pablo Jorge.

No obstante, el experto ha puntualizado que no todas las paradas cardiorrespiratorias están relacionadas con el coronavirus, ya que tras el confinamiento el riesgo cardiovascular y la reducción de ejercicio físico han contribuido al descontrol de los factores de riesgo cardiovascular y a que la posibilidad de tener una parada cardiaca siga ahí.

Por todo esto, la Fundación Española del Corazón (FEC) ha insistido en que es vital seguir atendiendo las paradas cardiorrespiratorias en tiempos de Covid-19. “Con las medidas de protección básicas el riesgo de contagio es muy bajo y las posibilidades de salvar una vida aumentan si hacemos la RCP. Y es que, en caso de parada cardiaca, cada minuto que pasa sin que iniciemos estas maniobras y usemos un desfibrilador, las posibilidades de supervivencia se reducen un 10 por ciento”, ha aseverado el experto.

Esto quiere decir que si se inicia la reanimación en un minuto, la supervivencia puede situarse en torno al 90 por ciento; si actuamos en 5 minutos, en torno al 50 por ciento, y en 9 minutos la supervivencia puede ser del 10 por ciento aproximadamente.

Por ello, el experto ha aconsejado que si se observa que una persona está en parada cardiaca se compruebe si está consciente y respira, no se abra la vía aérea ni se acerque a la nariz y boca de la víctima; se llame al 112 y se ponga el manos libres; se pida a alguien que busque un desfibrilador; usar mascarilla antes de empezar las maniobras de RCP; se realicen 100-120 compresiones por minuto en el centro del pecho de la víctima, y se sigan las instrucciones del desfibrilador; lavarse las manos con agua y jabón o con un gel a base de alcohol; y preguntar a las autoridades sanitarias el protocolo a seguir después de haber estado con una persona sospechosa o con confirmación de Covid-19.

Finalmente, la FEC ha animado a la población a seguir localizando y validando desfibriladores (DEAs) con la aplicación ‘Ariadna’, cuyo objetivo es que se conozca la ubicación de estos dispositivos y se puedan usar en caso de que presenciemos una parada cardiaca.

Además, el pasado mes de marzo, la FEC, la SEC y Cruz Roja organizaron en Valencia la campaña ‘Dale Ritmo a Ariadna’, en la que se animaba a los valencianos a validar y localizar desfibriladores por toda la comunidad.

Todos aquellos que recibieron premio ya empiezan a disfrutar de ellos. Entre los premios se encuentran entradas al Hemisfèric, al Oceanogràfic, al Museo de las Ciencias o al Bioparc, entre otros.

Comentarios