5G

No, la tecnología 5G no causa coronavirus. No, la Covid-19 no es un exosoma causado por el 5G. Ni tampoco es cierto que el Consejo de la Unión Europea haya determinado que la tecnología 5G es perjudicial para la salud. De hecho, los miembros del Consejo han manifestado recientemente la importancia de luchar contra la difusión de información falsa con respecto a las redes 5G, especialmente contra aquellas que afirman que esta tecnología constituye una amenaza para la salud o que es la causante del coronavirus. Este anuncio busca sensibilizar sobre la peligrosa campaña de desinformación alrededor de la quinta generación de redes de telecomunicaciones, que se ha convertido en un verdadero problema al poner en riesgo la vida de personas alrededor del mundo.

A comienzos de abril, mientras las autoridades británicas estaban enfocadas en la gestión de la crisis del coronavirus, un grupo de personas movilizadas a través de Facebook decidieron salir a las calles a destruir antenas de telefonía móvil. Desde entonces, se han registrado ya más de 140 ataques e incendios de infraestructuras de telecomunicaciones en más de 10 países europeos, entre ellos Francia, Bélgica, Italia y Alemania. Hechos que según los grupos de presión de la industria ETNO y GSMA fueron acompañados también por ataques a decenas de trabajadores de mantenimiento. Información que fue avalada también por Mobile UK, patronal de las empresas del sector en el Reino Unido que ha denunciado que se han producido más de 80 casos de acoso y agresiones a sus ingenieros y personal de mantenimiento. Lo que pone en evidencia el peligro detrás de la difusión de noticias falsas y desinformación.

Según un informe de la plataforma News Guard, la primera mención encontrada sobre la vinculación del 5G con el Covid-19 fue en un artículo publicado en un blog francés conocido por difundir teorías de conspiración. Según la plataforma, esta habría sido la punta del iceberg. La información fue rápidamente compartida a través de grupos de Facebook, algunos de ellos privados, y canales de YouTube. Redes que sirvieron para amplificar el mensaje y promover acciones violentas fuera del mundo digital. Lo que derivó en los ataques reportados a antenas de telefonía. Como consecuencia, el Departamento de Digital, Cultura, Medios y Deportes llamó a las plataformas como Facebook y Twitter a tomar medidas contra la propagación de estas conspiraciones. Aunque entonces, el daño ya estaba hecho.

La rápida difusión de contenido que permiten las redes sociales ha hecho que las teorías e informaciones falsas sobre la tecnología 5G viajaran en cuestión de segundos de un país al otro, hasta llegar a España. Pocos días atrás, quien usó estas mismas redes para alimentar las teorías en contra del 5G, ha sido el cantante español Miguel Bosé. Desde sus cuentas de Twitter y Facebook, Bosé difundió una serie de mensajes en los que resume varias teorías de conspiración en una sola que relaciona a Bill Gates con un proyecto de control mundial a través de vacunas con microchips y tecnología 5G. Su teoría ha causado un gran revuelo entre los círculos anti-5G en España.

Los dichos de Bosé tuvieron una importante y peligrosa repercusión. Peligrosa, porque si bien en España todavía no se han registrado ataques semejantes a los ocurridos en otros países europeos, preocupa la cantidad de grupos que se han formado en las últimas semanas, donde se difunde información que no cuenta con ningún sustento científico. La Organización Mundial de la Salud ha establecido que las redes 5G de telefonía móvil no propagan la Covid-19. La OMS recuerda además que los virus no se desplazan por las ondas electromagnéticas ni las redes de telefonía móvil. Al igual que la Comisión Internacional para la Protección ante Radiaciones no Ionizantes, que también ha advertido que “la exposición al 5G no causa Covid-19, ni tiene ningún efecto en el proceso de la enfermedad, ni en la evolución de los pacientes infectados.

En esa misma línea, a fines de abril, el Gobierno también ha desmentido las acusaciones contra la tecnología 5G. Según ha explicado la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales a través de un comunicado, “no existe ninguna evidencia científica que permita vincular las redes de telecomunicaciones 5G con la propagación del coronavirus”. Además, la Secretaría ha destacado que tanto la OMS como la Comisión Europea y la Unión Internacional de Telecomunicaciones “han publicado informaciones en el mismo sentido”, avalando la seguridad de la tecnología 5G.

La notoriedad que cobran las noticias falsas y los dichos sin respaldo científico coincide con un momento en el que tanto desde los gobiernos locales, como desde las instituciones europeas, insisten en que el despliegue de las redes 5G es una pieza clave para la reactivación económica tras la crisis de la Covid-19. Especialistas aseguran que la quinta generación de redes móviles revolucionará sectores como la sanidad, el turismo, la movilidad, entre otros que han sido tan golpeados por la crisis. Los resultados ya están a la vista en países pioneros que han aprovechado esta tecnología para hacer frente a las dificultades actuales.

Comentarios