La Policía Nacional aborta una fiesta en un hotel en pleno estado de alarma por coronavirus
La Policía Nacional abortó una fiesta que se estaba celebrando en la discoteca de un hotel en pleno estado de alarma por coronavirus. Cuatro personas han sido sancionadas, entre ellas el propietario de las instalaciones.

La Policía Nacional ha abortado una fiesta que se estaba celebrando en la discoteca de un hotel de Leganés (Madrid) en pleno estado de alarma por coronavirus. Fruto de la intervención policial han sido sancionadas cuatro personas, entre ellas el propietario de las instalaciones.

El local situado en la localidad madrileña estaba desarrollando su actividad habitual a pesar de las restricciones decretadas por el Gobierno. Al acceder al local, los agentes pudieron encontrar restos de comida caliente y vasos con bebida. Además, incautaron más de 20 gramos de cocaína y encontraron diferentes restos de la sustancia estupefaciente por todo el recinto.

La intervención policial tuvo lugar en la madrugada de este jueves 19 de marzo. Tras recibir la llamada de un ciudadano alertando de la posible celebración de una fiesta, la Policía Nacional se movilizó de inmediato. Para ello se recurría al Servicio de Medios Aéreos, que envió a un helicóptero a sobrevolar la zona, donde detectó movimientos en las inmediaciones que hicieron levantar las sospechas.

FIESTA EN ESTADO DE ALARMA

Ante los indicios de la posible celebración de una fiesta, varias patrullas se desplazaron al lugar, donde pudieron constatar que se escuchaba música a un volumen alto en un anexo al hotel, sin poder visualizarlo desde el exterior. Unos minutos más tarde se personó el propietario del establecimiento hostelero, que dio acceso a los agentes.

Una vez en su interior, los agentes pudieron comprobar que en tres salas había evidencias de la celebración de una fiesta reciente. Hallaron restos de comida caliente en las mesas, así como bebidas con hielo en su interior, calor ambiental y olor a tabaco. Además, en las tres salas había bandejas con cocaína, además de recipientes para almacenar drogas líquidas, siendo estas aprehendidas.

Con motivo del acto lúdico realizado, los policías procedieron a la correspondiente identificación y sanción de los tres asistentes a la fiesta que aún permanecían en el local, así como al propietario del hotel. El resto de los participantes en la celebración podrían haberse refugiado en sus habitaciones tras la llegada de la Policía Nacional.

APOYO DEL SERVICIO DE MEDIOS AÉREOS

Para hacer cumplir las medidas recogidas en el actual estado de alarma decretado por el Gobierno, la Policía Nacional ha activado a todas sus unidades. Una de ellas es el trabajo llevado a cabo por el Servicio de Medios Aéreos (SMA) de este cuerpo, que desde el aire ofrece un apoyo a las patrullas en tierra, alertando de las actividades de ciudadanos que no cumplen con las restricciones establecidas.

En una de sus actuaciones, un helicóptero del SMA pudo localizar a varias personas reunidas en una playa de Valencia. Estas se encontraban haciendo caso omiso del aislamiento por coronavirus. Por ello, tras dar aviso a agentes en tierra, un agente se encargo de reprender la conducta de estas personas.

Desarticulada una fiesta en una discoteca en pleno estado de alarma por coronavirus
El Servicio de Medios Aéreos de la Policía Nacional localizó a varias personas reunidas en una playa de Valencia.

FRAUDES Y ESTAFAS ONLINE

La Guardia Civil, por su parte, está trabajando para la prevención e investigación de posibles delitos que puedan cometerse por Internet aprovechándose del coronavirus Covid-19. De esta manera se trata de hacer frente a los fraudes, el malware (programas maliciosos) o la desinformación.

Por ello, el Grupo de Delitos Telemáticos de la UCO ha habilitado un canal para recibir información de los ciudadanos para los hechos relacionados con ventas fraudulentas y posibles estafas que recurren al coronavirus como gancho. La cuenta de correo electrónico es ciberestafas@guardiacivil.org.

Esta medida viene tomada por la intensificación de las campañas de phising por parte de ciberdelincuentes tras el inicio de la crisis sanitaria. A través de este método buscan hacerse con los datos personales y credenciales de sus víctimas.

Ante estos peligros, la Guardia Civil recomienda a los ciudadanos que presten atención al remitente de los correos electrónicos que reciban. Además, aconsejan a evitar abrir documentos y archivos adjuntos que reciban sobre el COVID-19; no dar datos de salud por Internet; no descargar aplicaciones no oficiales relacionadas con el coronavirus; y, ante cualquier sospecha de estafa, poner los hechos en conocimiento de las entidades bancarias y la propia Guardia Civil.

Por otro lado, atendiendo al teletrabajo que han adoptado muchas empresas para poder continuar con su actividad, la Benemérita aconseja adoptar medidas para garantizar la seguridad de los dispositivos utilizados. En este sentido recomiendan tener actualizado el sistema operativo y las aplicaciones; cambiar las contraseñas de forma periódica y que no sea la misma para todos los servicios; implementar la doble autenticación; tener un antivirus y firewall activos; y cerrar la sesión al finalizar el trabajo.

BULOS

Asimismo, el instituto armado recomienda que solo se comparta información que sea veraz y contrastada, sin hacer caso a los bulos y la desinformación. Por ello se insta a no difundir información que no provenga de fuentes y medios oficiales.

Además, no se debe contribuir a difundir ese contenido no contrastado ni compartir mensajes que puedan generar alarma entre la población. La Guardia Civil recuerda que crear y difundir “Fake News” puede llevar asociadas consecuencias penales.

Con estas recomendaciones, la Guardia Civil trata de hacer frente a posibles fraudes, estafas y a la desinformación de la población. Este tipo de riesgos siempre están presentes en la red, pero con motivo del coronavirus, los delincuentes buscan aprovecharse de la situación para hacerse con información sensible.

CONTROLES EN CARRETERAS DURANTE EN EL ESTADO DE ALARMA

La Dirección General de Tráfico (DGT) y la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil han decidido establecer controles en las carreteras de salida de las grandes ciudades. El objetivo es evitar los desplazamientos a segundas residencias con motivo del fin de semana.

De esta manera se trata de hacer cumplir la declaración de Estado de Alarma que limita la libertad de circulación de las personas y que solo permite circular para las actividades que se encuentran recogidas en el artículo 7 del Real Decreto 463/2020. En este se permite circular para adquirir alimentos y medicamentos de primera necesidad, acudir a centros sanitarios o desplazarse al trabajo, entre otros.

Desde este jueves, la Guardia Civil está realizando 30.000 controles de carretera, los cuales se reforzarán durante todo el fin de semana. La limitación en la circulación es imprescindible para poder combatir la situación de emergencia sanitaria provocada por el coronavirus COVID-19.

Comentarios