El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, ha asegurado que la bandera LGTB que luce en la sede de Vicepresidencia “no contraviene ninguna normativa” y ha insistido en que le gustaría verla colgada también en la Puerta del Sol, aunque es una decisión que le corresponde a la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso.

En declaraciones a los periodistas tras su visita al Mercado de Barceló, Aguado ha indicado que pese a la sentencia del Tribunal Supremo que determina que no es compatible ni con la Constitución ni con el marco legal vigente la colocación de banderas no oficiales en el exterior de los edificios públicos, la suya “no contraviene ninguna normativa”.

“Me parece que hay que quedarse con la anécdota, porque esta es la excusa de algunos para no comprometerse abiertamente y sin complejos con un movimiento como es el LGTB que no hace daño a nadie, porque amar no puede hacer daño a nadie y esos complejos hay que intentar que entre todos desaparezcan de la sociedad”, ha señalado Aguado, en referencia a Vox, a quien ha trasladado que respeta que no estén de acuerdo con este movimiento pero que la sociedad “cada vez demanda más que se normalice lo diverso”.

A su juicio, deben hacer énfasis en visibilizar al colectivo “no por capricho” sino porque en muchos países “se les sigue lapidando” y en Madrid hubo el año pasado más de “300 incidentes homófobos”.

En este punto, el vicepresidente madrileño ha insistido en que le gustaría que la Puerta del Sol también luzca una pancarta o bandera LGTB pero que es una decisión que le corresponde a la presidenta y que respetará “en cualquier caso”.

No obstante, Aguado cree que al margen de “símbolos, banderas y pancartas” lo importante es que “se tomen medidas esta semana y el resto del año para seguir defendiendo el movimiento LGTB y todo lo que ello representa, que no es ni más ni menos que defender la libertad de ser, querer, amar a quien quieras independientemente del sexo”.

Comentarios