domingo, 29 noviembre 2020 09:11

Aguado se queda sin amigos: así se lo ha recordado el jefe de Gabinete de Ayuso

  • El jefe de gabinete de Ayuso ha dado otro duro golpe político a Aguado.
  • El nombramiento de Sandra Fernández como dircom de la Comunidad de Madrid no ha sentado bien.
  • Fernández viene de Ciudadanos, pero es más cercana al PP.
  • Miguel Ángel Rodríguez, el jefe de Gabinete de la presidenta de la Comunidad de Madrid, ha dado un duro golpe al vicepresidente de la autonomía, Ignacio Aguado. El dirigente de Ciudadanos no tiene apoyos. Le rechazan desde sus socios de gobierno hasta sus propios compañeros de partido. Y ahora, el principal asesor de Isabel Díaz Ayuso, más conocido como MAR, le acaba de dar otro tortazo político que dentro del núcleo duro de Aguado ha sentado como una patada. Miguel Ángel Rodríguez ha sido astuto y con un simple nombramiento (el de Sandra Fernández como nueva directora de comunicación de la Comunidad de Madrid) ha conseguido hundir más a Aguado dentro de la autonomía.

    La historia es un poco enrevesada. Sandra Fernández es estrictamente de Ciudadanos. Hasta que fuera nombrada como directora de comunicación de la Comunidad de Madrid, era la jefa de prensa de la consejera de Cultura, Marta Rivera de la Cruz, que pertenece a las filas de Aguado. Sin embargo, Rivera no solo tiene una mala relación con el vicepresidente, sino que se lleva de perlas con Ayuso; Por lo que si a alguien que no conociera los colores políticos de los miembros del gobierno autonómico le dicen que la consejera de Cultura es del PP, se lo creería sin rechistar.

    Miguel Ángel Rodríguez, no ajeno a esta mala relación entre Rivera y Aguado y muy consciente de las buenas migas que hacen su presidenta y la consejera de Cultura, vio una oportunidad para clavar un puñal político al vicepresidente. La estrategia está bien hilada y de puertas para fuera no sorprende a nadie, pero en las entrañas de la CAM es la comidilla de la que todos hablan. Y con un solo nombramiento, el de Sandra Fernández como directora de comunicación de la Comunidad de Madrid, mató dos pájaros de un tiro.

    Aguado no tiene motivos para quejarse. La elección de Miguel Ángel Rodríguez es de origen naranja, pero la realidad tras este ascenso es que MAR ha dejado claro a Aguado que incluso los suyos prefieren a la parte del gobierno autonómico del PP antes que a los de Inés Arrimadas. Nombra a alguien de Ciudadanos, sí, pero porque saben (tanto Aguado como Ayuso) que es más afín a los populares que al propio vicepresidente.

    En Ciudadanos están que arden con esto. Bueno, en la parte que le sigue dando el apoyo a Aguado, que es cada vez menor. Ni la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, quiere ver ni en pintura al vicepresidente. Y sus propios consejeros, como es el caso de Marta Rivera, prefieren tomarse un café con Ayuso que con el candidato elegido por su partido. Triste para el núcleo duro del vicepresidente de la Comunidad de Madrid.

    Esta estrategia fue urdida por el jefe de Gabinete de Ayuso y un acierto para alimentar las dudas sobre el liderazgo del vicepresidente. Aguado está en horas bajas. Todo apunta a que está hundiendo el partido, tal y como se han reflejado en prácticamente todas las encuestas electorales realizadas en 2020, y pierde apoyos dentro de su propia formación por segundos. El caso de la consejera de Cultura es prueba de ello, que bien podría ir a un mitin de Ayuso con la bandera azul ondeando.

    Esto hace que Aguado esté planteándose otras posibilidades que le permitan ganar nuevos amigos. La moción de censura que ha dejado caer Gabilondo en más de una ocasión suena cada vez mejor en la cabeza del vicepresidente, pero no sabe muy bien cómo abordar semejante empresa sin buscarse más enemigos de los que ya tiene, que no son pocos. Desde luego, en casa no tiene apoyos, empezando por Villacís, que si puede evitar toparse con el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, lo hará.