El líder del PPdeG y candidato a la reelección como presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha rechazado importar a Galicia la “fragmentación política de bloques” que observa en España y ha defendido el “sentidiño” y la “moderación” de su gestión durante los últimos 11 años.

“Esto no es simplemente una cuestión de partidos, de siglas ni de logotipos. Esto es una cuestión de prioridades y, para mí, la prioridad es Galicia, Galicia, Galicia”. Así lo ha manifestado, durante un simbólico mitin electoral en la plaza de toros de Pontevedra en el que ha estado arropado por el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy y el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, además de otros cargos como la vicepresidenta segunda del Congreso, Ana Pastor, e integrantes de las listas para las elecciones del 12 de julio.

Hasta este recinto se han desplazado este sábado algo más de 300 de personas, un aforo que sin embargo dista mucho de las multitudes de campañas anteriores. Precisamente, Feijóo ha explicado que en esta ocasión, tras la pandemia de la COVID-19, las gradas semivacías son “el mejor homenaje” que se les puede hacer a las víctimas del coronavirus –619 en Galicia– “y a sus familiares”.

Ante este escenario, el líder del PPdeG ha reivindicado el legado de Rajoy, de dos expresidentes de la Xunta, Manuel Fraga y Xerardo Fernández Albor, e, incluso, del expresidente José María Aznar, para erigir al PP en una formación “sólida” y “de Estado”, tanto en el Gobierno como “en la oposición”. Además, se ha permitido ironizar con los discursos de los candidatos rivales durante la campaña: “Que si soy de la ultraderecha mesetaria o que si soy el más ‘progre’ de los ‘progres’; que si soy nacionalista o todo lo contrario; incluso que si soy o no soy del PP”.

“Todos los gallegos saben perfectamente cuál es mi partido y yo sé perfectamente cuál es mi partido. Pero no creo que todo haya que medirlo en estos términos, y mucho menos en la situación actual”, ha añadido, en referencia a la pandemia de la COVID-19.

Por ello, con el objetivo de su reelección por un cuarto mandato, ha hecho un llamamiento a la unidad y ha rechazado que Galicia deba estar “condenada a la fragmentación política de bloques con la que algunos han dividido de España”. “Si a alguien le molesta que mi prioridad sea Galicia, el problema no lo tengo yo, lo tiene la persona a la que le molesta”, ha aseverado.

LOS CIUDADANOS “POR DELANTE DE CUALQUIER OTRA COSA”

Y es que, después de los tres meses más duros de la ola del coronavirus, el también titular de la Xunta ha afirmado que puso “por delante de cualquier otra cosa la protección de los ciudadanos”, para lo cual siempre “colaborará” con el Gobierno de España: “Me guste o no me guste”.

“No doy ninguna exclusiva si digo que no me gusta y que probablemente sea el peor Gobierno que ha tenido España. Pero por encima de mis gustos están los gallegos y mi compromiso como representante ordinario del Estado en Galicia”, ha recalcado.

Asimismo, ante las consecuencias que conlleva el freno de la actividad durante la pandemia, Feijóo ha garantizado que el PPdeG “no renuncia a la normalidad plena” en el ámbito económico, laboral y social. “Galicia fue la primera Comunidad en salir del estado de alarma y en entrar en la nueva normalidad, pero para nosotros esto no es suficiente. Queremos recuperar la normalidad plena para que Galicia crezca como estos últimos años”, ha expresado.

También en este punto el candidato del PPdeG ha aprovechado para cargar contra el Gobierno del socialista Pedro Sánchez. Y es que, si bien “millones de empleos” estarán en riesgo “por la pandemia” del coronavirus, otros lo estarán “por la falta de política económica” de los últimos dos años. En este sentido, ha mencionado la planta de Alcoa-San Cibrao, en Cervo (Lugo), la central térmica de As Pontes (A Coruña) y la pastera Ence, en Pontevedra, para acusar al Ejecutivo de “negar” soluciones a “cada una de las familias afectadas” por el cierre de las instalaciones.

Para la superación de estas dificultades, Feijóo ha recetado “unidad” de cara a las elecciones del 12 de julio: “Queremos que Galicia sea Galicia plenamente. Galicia no es Galicia si nos dividimos o nos enfrentamos entre nosotros. Galicia no es Galicia si los intereses minoritarios están por encima de los intereses generales. Galicia no es Galicia si hay descoordinación e improvisación. Galicia no es Galicia si nos queremos separar de lo que también somos, y somos España”.

GALICIA ACREDITÓ “ENTENDIMIENTO”

Así, ha recalcado que el slogan de ‘Galicia é moito’ que enarbolaba el PPdeG en la precampaña de los comicios del 5 de abril, suspendidos por la pandemia, “tiene más valor que nunca”, porque la Comunidad acreditó “de una forma intensa en los últimos meses que es entendimiento y es moderación”, con un “riguroso cumplimiento” de su deber para enfrentarse al virus.

Con la idea de mantener estos valores, Feijóo ha destacado que el programa con el que se presenta al 12J es “fruto de una experiencia de 11 años de gobierno” en los que tuvo que gestionar “vacas flacas” y “menos dinero que los gobiernos de años anteriores”. “Tenemos experiencia. La experiencia en los momentos de dificultad no debería ser una cuestión a valorar, debería ser un requisito imprescindible”, ha reiterado.

Así las cosas, ha hecho un llamamiento a la participación en la jornada electoral, para que los gallegos voten “por la libertad”, por “el bienestar” y por “el futuro” de Galicia. “Unámonos en las urnas la gran mayoría que prefiere el entendimiento al enfrentamiento, la gran mayoría que prefiere la planificación a la improvisación, la gran mayoría que prefiere la moderación que las posturas extremas, la gran mayoría que prefiere la estabilidad a la desconfianza, la gran mayoría que prefiere la experiencia a los experimentos, la gran mayoría que prefiere un gobierno a un multipartito”, ha insistido.

“LA VICTORIA DE GALICIA O LA OTRA”

Dicho esto, ha apelado a “ir a por la victoria” para no tener que depender de que otros “sumen” para que “no gobierne el que gane”. Y, aunque las encuestas publicadas le son favorables, ha advertido que no hay que “dar nada por hecho”: “Que nadie que quiere la victoria de Galicia se quede en casa. Porque solo hay dos opciones: la victoria de Galicia o la otra”.

Finalmente, se ha dirigido a Casado y ha dicho que ahora, en momentos “de dificultad”, Galicia “va a dar una lección de ‘sentidiño’, de serenidad, de tranquilidad, de moderación y de unión a toda España”. “¡Galicia, Galicia, Galicia, y por cuarta vez Galicia!”, ha proclamado, para arrancar los aplausos de toda la grada.

Este simbólico mitin en la plaza de toros de Pontevedra, ha contado con el arranque por parte del presidente del PP en la provincia, Alfonso Rueda, quien además es el número dos de la Xunta. Rueda ha echado la vista atrás en el tiempo y ha recordado un acto de febrero del 2009, durante la primera campaña de Feijóo como candidato a la Xunta, que se celebró en este mismo recinto de la Boa Vila.

Por aquel entonces, ha rememorado el líder provincial, los populares gallegos recogían “el fruto de tres años trabajando en la oposición” y de “tantos años trabajando en la Xunta con Manuel Fraga”. “Aquel día tan importante empezaron muchas cosas”, entre ellas tres legislaturas de “tranquilidad” y “gestión”, aunque también de “errores” que, ha asegurado, supieron “rectificar”.

“En aquel momento querían que Feijóo no llegase a gobernar y ahora quieren que Feijóo no siga gobernando. No quieren nada más”, ha censurado a continuación, no sin antes destacar la “generosidad” y la “valentía” de quien ahora se presenta a la reelección por un cuarto mandato.

Comentarios