Colectivos antifascistas han convocado para esta tarde una manifestación en el madrileño distrito de San Blas “en repulsa por las agresiones racistas”, en respuesta a las protestas lideradas en la zona por grupos antifascistas contra menores extranjeros no acompañados que viven en el barrio (menas).

La marcha, publicitada en redes sociales “contra el racismo y el fascismo” comenzará a las 20 horas y discurrirá entre el parque de la avenida de Guadalajara 111 y la calle Rusia número 11. Ha sido comunicado a la Delegación del Gobierno en Madrid para “solidarizarse con los menores migrantes no acompañados” y esperan reunir a 500 personas, según han indicado un portavoz del departamento que dirige José Manuel Franco.

Ante ello, y en previsión de posibles incidentes por enfrentamientos con grupos ideológicos rivales, la Policía Nacional se desplegará en la zona, han confirmado esta mañana fuentes policiales.

De hecho, los agentes de la Unidad de Intervención Policial ya evitaron ayer que varios manifestantes llegaran hasta los pisos gestionados por una fundación donde viven los ‘menas’ tutelados por la Comunidad de Madrid, situados en la avenida de Guadalajara, como sí hicieron la noche anterior.

Los policías se desperdigaron por toda la zona y lograron que las decenas de personas concentradas en una plaza no llegaran hasta su destino, en una protesta fraguada en redes sociales y que no contó con autorización de la Delegación. Los agentes identificaron a varias personas, entre ellos algunos pertenecientes a círculos ultraderechistas, han indicado las mismas fuentes.

En la manifestación del miércoles a última hora de la tarde se reunieron un centenar de personas. Algunos de ellos corearon cánticos racistas como “Menas hijos de puta” o “Madrid será la tumba de los menas” y llevaban pancartas con los lemas ‘Fuerza y Honor’ y ‘Contra nosotros, quien pueda’ y rodearon uno de los pisos donde viven estos menores donde les cantaban “No nos mires, tírate”. La Red Española de Inmigración denunciará ante la Fiscalía este “cerco”.

El desencadenarte de estas protestas fue una pelea ocurrida el noche del martes en la calle Fráckfort, donde cuatro adolescentes de origen marroquí agredieron con palos con pinchos, piedras y correas a dos jóvenes, resultado uno de ellos hospitalizados con fuertes lesiones en cara y cabeza. La Policía detuvo a los agresores, uno de ellos de 17 años y otros mayores de edad.

Las dos víctimas pertenecen a una facción de extrema derecha, según las mismas fuentes. El colectivo antifascista San Blas En Lucha asegura que se trata de dos neonazis “conocidos en el barrio por sus agresiones y actos vandálicos” y que antes de lo ocurrido se dirigieron a los menores magrebíes al grito de “menas hijos de puta, con la intención clara de atacarles con palos, defendiéndose los menores de esta injusta agresión”.

Vecinos del barrio de Las Rosas se han desvinculado por las protestas realizadas por colectivos ultraderechistas pero denuncian la inseguridad y el aumento de delitos en la zona, poniendo el foco en algunos de los ‘menas’ que viven en estos pisos. De hecho, ayer por la tarde se reunieron con representantes de la Junta del Distrito de San Blas-Canillejas y de la Delegación del Gobierno para intentar resolver esta problemática.