miércoles, 2 diciembre 2020 00:14

¿Son las apuestas en juegos de consola la siguiente frontera para la industria de los juegos?

En los últimos años la industria de los videojuegos ha cruzado muchas fronteras.

Un ejemplo de esto es que anteriormente los gamers compraban discos o cassettes para disfrutar de juegos como FIFA o Call of Duty que luego podían intercambiar con otros gamers o almacenar para colección.

Sin embargo, en la actualidad, la industria de los videojuegos ha ido rotando progresivamente a la nube y a los modelos por subscripción,  permitiendo a los jugadores probar nuevos lanzamientos sin pagar o cancelando un monto fijo mensual para disfrutar de una amplia variedad de títulos disponibles a solo un click de distancia.

Con ello en mente, la industria de los juegos parece estar reaccionando a estos cambios, ya que algunas plataformas de apuestas digitales como www.codere.mx, entre otras, hoy día contemplan la posibilidad de introducir momios y apuestas en línea dirigidas a quienes siguen de cerca las competiciones basadas en estos videojuegos – también llamadas e-Sports – tanto como algunos fanáticos aman las alternativas tradicionales como el fútbol o el beisbol.

En este sentido, parece que la siguiente frontera a cruzar para la industria de los juegos ya se encuentra a la vista, con los e-Sports siendo los potenciales protagonistas de este nuevo e innovador segmento de apuestas.

La evolución de los juegos de consola

En el año 1972 hizo su debut la primera consola de videojuegos llamada Magnavox Odyssey, desarrollada por el llamado “padre de los videojuegos”, Ralph. H. Baer. Esta consola no poseía una memoria RAM ni microprocesadores, lo que hacía su hardware muy limitado.

Más tarde llega la consola Atari 2600, con un buen procesador y capacidad de memoria RAM para la época, mostrando un total de 4 colores en pantalla.

Posteriormente, en 1983, Nintendo lanza el NES, una consola novedosa que trajo consigo propuestas de videojuegos como el famoso Super Mario Bros y , junto a ella, llega la Master System en 1985 conformando la tercera generación de consolas, ofreciendo un mejor rendimiento y calidad gráfica junto a una mayor memoria.

Más tarde, en 1988 aparece la consola Mega Drive de Sega, la cuál marco un punto de inflexión en la evolución de la industria incorporando una excelente calidad de sonido.

Ya para 1990 llega Super Nintendo, una consola apodada “el cerebro de la bestia” con avances significativos en los efectos, gráficos, y sistemas de sonido.

Años después aparece la fiebre de los gráficos tridimensionales, y los videojuegos no se quedaron por fuera ya que en 1994 llegan las consolas Sega Saturn y PlayStation, los máximos exponentes de los gráficos en tres dimensiones de la época, ofreciendo facilidad de uso y una increíble experiencia de juego.

Dos años después, en 1996, el Nintendo 64 hace su aparición, ofreciendo mayor potencia, resolución, y un acabado gráfico más pulido.

Finalmente, la era moderna de los videojuegos fue marcada por la llegada del PlayStation 3 de Sony, la Xbox 360 de Microsoft, y el Nintendo Wii.

A partir de allí, Sony se ha dedicado a modernizar poco a poco la consola Play Station, hasta el 2020 con la llegada del esperado PlayStation 5 y junto a estas innovaciones, los juegos de computador (PC) hicieron también su aparición hasta evolucionar a lo que conocemos hoy día – incluyendo el avance a los juegos en dispositivos móviles.

Los e-Sports y el futuro de la industria de los juegos

Con el auge de las consolas de videojuegos ha venido también un crecimiento exponencial en el número de competiciones basadas en ellos.

Es aquí donde la industria de los juegos y el azar parece haber identificado una oportunidad, ya que las proyecciones indican que la audiencia de los e-Sports podría crecer a más de 600 millones de consumidores a nivel global para el año 2023.

Este paso se compagina con la búsqueda de nuevas fuentes de ingreso por parte de los organizadores de las competiciones de e-Sports, quienes podrían contemplar posibles alianzas con reconocidas casas de apuestas a través de acuerdos de exclusividad y regalías.

Los sitios de apuestas en línea existen desde hace muchos años, pero ahora las casas especializadas en e-Sports se sumarían a la industria, y tomando en cuenta las estadísticas, este segmento del sector podría emerger con fuerza a los largo de los siguientes años.

Por otro lado, aún cuando resulta sencillo pensar en la posibilidad de apostar en una competición de e-Sports, las peculiaridades de cada videojuego hacen de ello una verdadero reto para las casas de apuestas, ya que estas empresas deben comprender cómo funciona cada juego antes de introducir productos relacionados con ellos.

En primera instancia las apuestas podrían limitarse a quien resulta ganador en una partida de uno a uno o en un torneo de equipos. Sin embargo, las cosas pueden ir mucho más allá si se brinda a los apostadores la posibilidad de ganar dinero prediciendo quien será el mejor jugador de cada partida, quien recolectará ciertos items, o cuanto será el puntaje final.

Las posibilidades son amplias, pero demandan de un conocimiento técnico importante sobre los juegos a ser cubiertos antes de poder dar más pasos en esta dirección.

Por otro lado, a pesar de que en algunos países existe ya un marco legal en lo que respecta a las apuestas, las apuestas en e-Sports serán sin duda una innovación que demandará mayor supervisión regulatoria para garantizar su transparencia y la protección de los apostadores en un futuro cercano.