Un hombre apuñala a su compañero de piso en Valencia, que le pidió que no saliese a la calle por la cuarentena por coronavirus
Un hombre de 31 años apuñaló a su compañero de piso después de que este le pidiese a él y su pareja que no saliese a la calle por la situación de estado de alarma.

La Policía Nacional ha detenido en Mislata (Valencia) a un varón de 31 años como presunto autor de un delito de lesiones tras apuñalar a su compañero de piso, de 29 años. El suceso se produjo después de que hubiese una discusión entre ambos. La víctima trataba de evitar que el agresor y su pareja saliesen a la calle dado el estado de alarma por coronavirus.

Además, la pareja del presunto agresor llevaba una semana con tos, negándose a avisar a los servicios médicos. Por ello la víctima regañó a la mujer, que haciendo caso omiso de las advertencias y restricciones impuestas por el decreto de estado de alarma entra y sale constantemente del domicilio que comparten las dos parejas.

PELEA POR CORONAVIRUS

Los hechos tuvieron lugar el pasado viernes por la mañana. En torno a las 10:30 horas la sala del 091 recibió una llamada avisando de un hombre herido por arma blanca en un edificio de Mislata. Nada más recibir la llamada, agentes que realizaban labores de prevención se dirigieron a la vivienda en la que había habido una pelea entre inquilinos.

Cuando llegaron al lugar del suceso, los policías fueron requeridos por una mujer en el propio portal de la vivienda. Esta les informó de que momentos antes, ella y su pareja tuvieron una fuerte discusión con un compañero de piso, indicando que este les intentaba disuadir de que no salieran a la calle por la tos que ella tenía y por el estado de alarma por coronavirus.

Poco después se presentó la víctima, que tenía una herida sangrante en el cuello y otra en el brazo izquierdo. Tras explicar a los agentes que había sido apuñalado con un cuchillo de grandes dimensiones por la pareja de la mujer, la Policía solicitó una ambulancia al Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU). En ella fue trasladado al Hospital de Manises, donde le atendieron por sus lesiones.

El agresor se presentó minutos más tarde en el portal, momento en el que varios testigos corroboraron la versión de la víctima. Uno de ellos procedió a entregar a los agentes el cuchillo con el que se produjo la agresión. Tras las correspondientes comprobaciones fue detenido.

El arrestado no tiene antecedentes pero se encontraba en situación irregular en España. Tras la detención pasó a disposición judicial.

POSIBLES SÍNTOMAS DE CORONAVIRUS

Tras mantener una conversación con la víctima y su mujer, estos les explicaron que ambos viven con su bebé de unos meses en un piso en el que vive otra pareja y otro inquilino.

De acuerdo a su relato, la novia del compañero de piso lleva varios días tosiendo sin parar. Por ello le pidieron en varias ocasiones que se pusiese en contacto con los servicios médicos, ya que podría estar contagiada por coronavirus. Sin embargo, ambos aseguraron que esta se negó a hacerlo, asegurándoles que solo tose porque tiene alergia.

También relataron que la pareja del agresor entra y sale del hogar varias veces al día, saltándose, por lo tanto, el confinamiento que está impuesto por el estado de alarma en el país.

Según indicaron no era la primera vez en la que discutían por este motivo, ya que la víctima tenía miedo a que su novia y su bebé pudiesen ser contagiados por ella. Tras muchas broncas, el agresor reaccionó cogiendo un cuchillo de cocina de 30 centímetros de longitud, con el que le apuñaló.

El aviso a la Policía Nacional lo realizó un vecino, que escuchó los gritos y las llamadas de auxilio. Ese mismo vecino fue el que encontró el arma blanca en el rellano, haciendo entrega de la misma a los agentes.

Apuñalado tras pedir a un hombre que no saliese a la calle en el estado de alarma por coronavirus COVID-19
Tras una discusión, la víctima sufrió una herida sangrante en el cuello y en el brazo izquierdo, lo que motivo su traslado al hospital.

1.000 DETENCIONES POR INCUMPLIR EL CONFINAMIENTO

El incumplimiento del confinamiento obligado por el estado de alarma decretado el pasado 14 de marzo ya supera las 1.000 detenciones en toda España. Además, se han formulado más de 102.000 denuncias y una condena.

Estos datos reflejan que, a pesar de las restricciones existentes para tratar de hacer frente al COVID-19 y frenar su expansión, son muchos los ciudadanos que hacen caso omiso de la obligación de mantenerse en sus hogares.

El Ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, fue el encargado de dar estos datos. Entre ellos destaca la primera condena por incumplir el confinamiento. Se trata el caso de una sanción de cuatro meses de prisión por desobediencia a la autoridad.

Por otro lado, el ministro explicó en su comparecencia ante los medios de forma telemática, que el Gobierno pondrá en manos de la Fiscalía que se recurra a la vía penal en el caso de tres pacientes enfermos de coronavirus que este martes huyeron de sus respectivos hospitales. Dos de ellos en Leganés y un tercero en Benidorm, todos ellos encontrados por la Policía y obligados a reingresar en los centros médicos.

ESTADO DE ALARMA

A pesar de las continuas advertencias para que los ciudadanos se mantengan en sus hogares, se siguen sucediendo los casos de quienes no cumplen con la cuarentena establecida en el estado de alarma decretado por el Gobierno.

Tras un primer Real Decreto 463/2020 publicado el 14 de marzo, el Gobierno modificó el mismo mediante el Real Decreto 465/2020 de 17 de marzo una serie de disposiciones. En él se aprovechó para definir claramente algunas de las prohibiciones relacionadas con el confinamiento por coronavirus.

En esta modificación se añadió la limitación de la libertad de circulación por vías de uso público a otros espacios de la misma naturaleza. Este es, por ejemplo, el caso de las playas. Asimismo, también se aclaró que la circulación de personas permitida debe realizarse de forma individual. La única excepción es si se acompaña a una persona con discapacidad, a menores, a personas mayores u otras causas debidamente justificadas.

Estas actualizaciones aclararon los supuestos establecidos en el artículo 7 del mencionado RD 463/2020. En él se indican los casos en los que una persona puede abandonar su hogar: adquisición de alimentos, medicamentos y de primera necesidad; desplazamiento al lugar de trabajo; desplazamiento a centros sanitarios; o la asistencia y cuidado de mayores, discapacitados, dependientes o personas especialmente vulnerables. También se permite en caso de desplazamientos a entidades financieras y de seguros o en causas de fuerza mayor, así como en otras actividades análogas. En cualquier caso, salvo en las mencionadas excepciones, se debe circular de forma individual.