La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha asegurado este jueves que la “cacicada” del Gobierno de Pedro Sánchez con la reforma para cambiar el sistema de elección del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) “pone en peligro” las ayudas europeas a España por la crisis sanitaria del coronavirus.

“La condicionalidad democrática del paquete de ayudas es clara”, ha señalado la líder de la formación naranja en una entrevista en Onda Cero, en la que ha pedido al Ejecutivo de coalición, formado por PSOE y Unidas Podemos, que “rectifique” su propuesta para el órgano de gobierno de los jueces antes de que “lo frenen” en Europa.

Arrimadas ha asegurado que esta reforma “daña” la imagen de España, algo que, a su juicio, “parece que no le importa el Gobierno”. Así, ha recordado las intervenciones de la eurodiputada del PSOE Iratxe García en las que pedía congelar las ayudas a Hungría y Polonia por no respetar el estado de derecho. “Esta es una cacicada peor que la de Polonia”, ha dicho la dirigente de Cs.

Por ello, ha lamentado el “falso dilema” entre “bloqueo y cacicada” que propone el Ejecutivo de Sánchez y ha insistido en su reforma para la elección de los miembros CGPJ con “12 de los 20 miembros elegidos por magistrados y jueces”. Una idea, ha defendido, que “separa el poder legislativo y ejecutivo del judicial” y que “no costaría ningún duro a los españoles”. “Quieren cargarse el sistema para peor”, ha recordado.

Preguntada por la negociación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), Arrimadas ha defendido la “utilidad” de los diputados de Ciudadanos y su “carácter propositivo” ante la crisis del coronavirus. “El Gobierno no ha dicho con quien va a sacar los presupuestos”, ha recalcado la líder del partido naranja, que ha subrayado la necesidad de unas cuentas públicas “moderadas” y alejadas de “las zarpas del separatismo”.

Preguntada por el Gobierno de la Comunidad de Madrid, formado por PP y Ciudadanos, ha recordado que son “partidos distintos”, con “diferentes maneras de ver las cosas” y ha explicado que el vicepresidente, Ignacio Aguado, es “valiente” y “quiere huir de la bronca política”. “No se está dejando llevar por la confrontación”, ha zanjado.