pareja toxica

Existen tantas relaciones de pareja como personas hay en el mundo. Sin embargo, una de las que más se habla hoy en día en nuestra sociedad es del tipo de pareja tóxica. Si no tenemos claras las claves para tener una relación sana, es muy probable que terminemos cayendo en las garras de este otro tipo de parejas, que nos pueden llegar a costar incluso la salud.

Quizá no sepamos bien qué significa este concepto. Quizá lo hemos vivido pero no nos hemos dado cuenta o tal vez incluso lo estemos aún viviendo. Sea como fuere, siempre es importante saber identificar las claves necesarias para saber si estamos conviviendo con una persona de este tipo. Y tener la posibilidad de salir huyendo cuanto antes.

Si aún no has aprendido a reconocerla, descubre cómo identificar a una pareja tóxica.

Identificar las señales de alarma en una pareja tóxica

pareja toxica senales

¿Hasta dónde deberíamos permitir en una relación de pareja? Esta pregunta es complicada de responder. Sin embargo, algo que sí sabemos es lo que nunca deberíamos permitir. Ni a una pareja ni a nadie. En el caso de que veamos cualquier atisbo de ciertos comportamientos, nos encontraremos frente a una pareja tóxica, por lo que la única solución es salir huyendo de la misma.

Muchas son las preguntas a través de las que nos cuestionamos los límites que pone cada persona dentro de su relación de pareja. Todo lo que se aleje del respeto, de la confianza y del amor mutuos, no debería ser aceptado. En este caso, en el desarrollo de las parejas tóxicas, buena parte de culpa la tienen los medios de su comunicación, así como el ideal de amor romántico, tan presente en nuestra sociedad.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que, a la hora de identificar la toxicidad de una pareja, tenemos herramientas en las que apoyarnos. Así, detectaremos que existen comportamientos fuera de lo común si sabemos reconocer las señales de alarma que profesan siempre este tipo de personas.

Cambios de personalidad, tanto por una parte como por otra

personalidad

Muchos son los expertos que se han decidido a hablar sobre este tema. Por eso, tenemos identificadas varias señales que no hacen más que reforzar la idea de lo que es una pareja tóxica. Por ejemplo, si dudas sobre si tu pareja es o no la persona que estabas buscando, puede ser algo a tener en cuenta. Es decir, en ocasiones tienes claro que no, no obstante, no dudas en esperar que algo cambie en la otra persona. Eso no sucederá.

En las parejas tóxicas, una de las personas deja de ser ella por completo. Por ejemplo, si eres tú, la señal a través de la que puedes notar este comportamiento es que te has convertido en la persona que el otro desea que seas, dejando a un lado tu personalidad propia. No debemos permitir que nadie nos cambie.

Por otra parte, existe también un comportamiento clave en la pareja tóxica que es el de no querer que la otra persona crezca. Eso produce una clara sensación de infelicidad. Reconoceremos esta señal porque pasaremos nuestro tiempo discutiendo, llorando, dudando y, en ocasiones, pidiendo perdón sin saber por qué.

Exclusividad, un claro rasgo de una pareja tóxica

exclusividad pareja toxica

Otro rasgo por el que nos será sencillo reconocer a una pareja tóxica es la demanda de exclusividad. Por ejemplo, cuando no le parece nunca bien que pases tu tiempo con tus amigos o tu familia, ni con compañeros de clase o de trabajo. También lo podremos reconocer si, a cambio de que pases tiempo con tu pareja, esta usa el recurso de recurrir al chantaje emocional.

Te darás cuenta, en algún momento, cuando te veas hablando mal de tu pareja con el resto de personas. Encontrarás un refugio en el que desahogarte y, en ese punto, no habrá vuelta atrás. Buscarás el apoyo en las personas de tu completa confianza, huyendo del comportamiento del otro.

Además, debemos estar atentos a las relaciones de dependencia. Es decir, si empezamos a notar que nuestra felicidad depende de la otra persona, es un claro indicio de que estamos ante una pareja tóxica. A veces, es sencillo identificarlo gracias a comentarios como: “Si me dejas me muero”.

Justificaciones sin motivo

justificaciones

Una de las claves por las que podemos identificar este tipo de comportamientos es cuando los justificamos sin saber por qué. “Él/Ella es así”, “Yo también he tenido la culpa…”, etc. son algunos comentarios que hacemos cuando estamos inmersos en una relación de este tipo y que demuestran que ya se han pasado los límites.

En este tipo de parejas no tardan en aparecer la desconfianza y los celos. Por eso, cuando estos no te dejan ser libre, lo mejor es que empieces a replantearte la situación hasta terminar por ponerle un fin definitivo.

Los reproches también serán una de las señales que harán saltar la alarma. Cuando nunca haces nada bien a ojos de tu pareja, si siempre te sientes culpable por lo que te dice y no terminas de ser tú mismo por miedo, son claros síntomas de que la cosa no va bien.

Cómo evitar una relación tóxica

evitar relacion toxica

Para evitar caer en una relación de este tipo y tener una pareja tóxica, una de las cosas que debemos trabajar en primer lugar es nuestra autoestima. Debemos saber valorarnos a nosotros mismos para que no pensar en ningún momento que somos menos que la persona que tenemos al lado.

También tenemos que saber conocernos a nosotros mismos y tener claro qué deseamos y qué no en nuestra vida. Esto te ayudará a saber identificar cuáles son las cosas que no quieres en una relación, así como a determinar qué es lo que te hace feliz.

Teniendo en cuenta estos aspectos clave, podremos estar seguros de que sabremos reconocer cuándo aparece ante nosotros una pareja tóxica. Así, tendremos también la oportunidad de poner límites y no consentirlo.

Qué debe tener una relación sana

relacion sana

Para que una relación sea sana, debe existir un compromiso de por medio Es decir, debe haber un proyecto de vida en común, si es lo que ambos buscáis, así como una buena comunicación.

La confianza nunca debe faltar, pues es una de las claves más importantes. Por otra parte, también debe ocupar un lugar alto el entendimiento con respecto a las relaciones sexuales. La otra persona nos debe aportar seguridad, estabilidad y felicidad, pero nunca debe ser la única fuente de las mismas.

Por último, una relación es sana y fuerte cuando la otra persona nos hace crecer como personas. Aunque si estamos dentro de una pareja tóxica las señales pueden ser complicadas de identificar, teniendo la información en nuestra mano sabremos bien cómo emplearla.