Cuatro asociaciones profesionales de las Fuerzas Armadas mantienen sus planes de convocar una movilización el próximo mes de septiembre después de no lograr un compromiso de la ministra de Defensa, Margarita Robles, para aumentar las retribuciones de los militares.

AUME, ATME, ASFASPRO y UMT se reunieron este martes con Robles después de haber anunciado una manifestación en defensa de unas retribuciones “dignas”. Sin embargo, han denunciado que en ese encuentro solo obtuvieron un compromiso de trabajo de cara a los próximos Presupuestos Generales del Estado pero no un plan claro de actualización de los sueldos en las Fuerzas Armadas.

Según explican, las asociaciones expusieron a la ministra la “grave situación retributiva” de los militares y le entregaron una propuesta de mínimos para empezar la negociación y “convertir en hechos las buenas palabras”.

Esa propuesta abogaba por mantener la interlocución entre las asociaciones y el Ministerio, eliminar la pérdida retributiva de los militares en la reserva al cumplir los 63 años y una subida lineal de 100€ mensuales para los militares en activo y en reserva.

Según apuntan, estas medidas supondrían un gasto mínimo de 200 millones de euros, a su juicio “perfectamente asumible” por los Presupuestos Generales del Estado, más aún cuando en un solo semestre del año pasado el Ejecutivo comprometió más de 13.000 millones de euros en armamento o se acaba de comprometer a una equiparación salarial para Policía Nacional y Guardia Civil de 831 millones.

La pequeña cantidad reclamada como punto de partida por las asociaciones profesionales es, más allá de la cifra, un compromiso real como inicio del camino hasta llegar a unas retribuciones justas para los hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas, quienes pese a ser los únicos obligados a dar su vida en el cumplimiento de su misión son los que reciben los peores sueldos públicos”, explican.

Pese a ello, la respuesta recibida por Robles de “solamente un compromiso de trabajo de cara a los Presupuestos” no contenta a las asociaciones, que creen que no “garantiza que se materialicen unos primeros pasos”. Y por ello ven el resultado de la reunión como “un nuevo empujón” para salir a la calle el próximo mes de septiembre.

Comentarios