Siete detenidos por tráfico de sustancias dopantes en gimnasios de Barcelona
Los Mossos d'Esquadra han detenido a siete personas vinculadas a una red de falsificación y tráfico de sustancias dopantes en gimnasios de Barcelona.

La División de Investigación Criminal (DIC) de los Mossos d’Esquadra ha desarticulado en Barcelona una organización criminal que se dedicaba a la falsificación y distribución ilícita de sustancias dopantes en gimnasios. La banda operaba en todo el territorio español, distribuyendo los medicamentos de forma mayorista. Es la operación de mayor entidad llevada a cabo en este ámbito por la policía autonómica catalana.

Siete personas han sido detenidas, cinco de ellas de nacionalidad española, una marroquí y un séptimo paquistaní. Se les acusa de presuntos delitos de tráfico y falsificación de sustancias dopantes. No obstante, no se descarta que se produzcan nuevas detenciones, ya que la investigación continúa abierta.

GRAN VOLUMEN DE SUSTANCIAS DOPANTES

La investigación policial se inició en julio del año 2019, después de que un envío con 100 cajas de hormona de crecimiento fue entregada por una agencia de transportes en una dirección equivocada.

A raíz de este error por el transportista se iniciaron las pesquisas policiales. Sus indagaciones permitieron averiguar que la organización criminal operaba como mayorista especializado en la importación de medicamentos de forma clandestina. Posteriormente, la banda vendía estas sustancias dopantes a otros grupos, gestionando de esta manera un gran volumen de medicamentos. Su destino eran gimnasios de diferentes partes de la geografía española.

La organización criminal ofrecía a sus clientes importantes descuentos a partir de grandes cantidades, que oscilaban entre los 7.000 y los 20.000 euros. Estas cifras no se corresponden con pedidos que pudieran hacer clientes particulares.

El grupo criminal extremaba las medidas de seguridad. De esta manera trataba de eludir o dificultar las posibles investigaciones policiales. Para ello recurrían a una red de colaboradores que se encargaban de recibir los envíos de paquetería. Estos colaboradores se encontraban distribuidos por diferentes poblaciones de Cataluña y hacían las veces de centros de recepción de paquetes.

ORGANIZACIÓN ESTRUCTURADA

La organización criminal estaba debidamente estructurada. El líder era un hombre de 35 años, que contaba con un socio y que además trabajaban con una red de colaboradores. Estos últimos se encargaban de recepcionar los envíos en varios domicilios de Cataluña, unos envíos cuyos principales orígenes eran Rumanía, Bulgaria y Grecia.

Asimismo, la banda disponía de un local en la localidad de Sant Adrià del Besòs, el cual era utilizado como almacén. A este solo tenían acceso los dos principales cabecillas de la organización.

Los pasados días 28 y 29 de enero los Mossos d’Esquadra dieron comienzo a la fase de explotación. Para ello se practicaron cuatro entradas y registros en Sabadell, Terrasa y Sant Adrià del Besòs, en los cuales se arrestó a cinco personas. En el domicilio del líder y su ayudante se aprehendieron 13 teléfonos móviles y 19.000 euros en metálico.

En otras entradas los agentes encontraron numerosos justificantes de envíos de medicamentos a varias ciudades españolas, así como dispositivos electrónicos a nombre de identidades falsas, etiquetas de fármacos y paquetes con sustancias dopantes ilegales en su interior. Además, también se localizaron 170 plantas de marihuana en uno de los domicilios.

Los Mossos d'Esquadra desarticulan una banda dedicada a traficar con sustancias dopantes en gimnasios de Barcelona
La organización criminal recibía las dosis de sustancias dopantes desde varios países y las repartían de forma mayorista a diferentes ciudades del territorio nacional.

INCAUTADAS 1.650.00 DOSIS DE FÁRMACOS

En el local utilizado como almacén localizado en Sant Adrià del Besòs, los agentes de la policía autonómica incautaron 1.650.000 dosis de sustancias dopantes. La mayoría de estos medicamentos no están autorizados para su uso en España.

En este mismo local se practicó un registro que permitió obtener documentación relativa a la existencia de un locutorio en la ciudad de Barcelona, localizado cerca del domicilio del principal cabecilla del grupo criminal. Este locutorio también era utilizado como centro de recepción de paquetería.

Tras ser conocedores de este local se efectuó el registro correspondiente, hallando en su interior una gran cantidad de medicamentos dopantes y deteniendo al responsable del locutorio. En el local se aprehendieron 84.000 comprimidos y 2.500 botellas, entre los cuales se encontraban medicamentos orales e inyectables.

Fruto de las pesquisas policiales también se pudo acreditar la falsificación de medicamentos, actividad que desarrollaban en parte en Cataluña. Por ello, el pasado 18 de febrero se detuvo a un hombre por presunto delito de falsificación de sustancias dopantes. Era el administrador único de una empresa que falsificaba dos de los medicamentos.

OPERACIÓN DE MAYOR MAGNITUD

Esta operación ha sido la más importante llevada a cabo por los Mossos d’Esquadra en este ámbito. En ella se han incautado un total de 1.650.000 dosis de fármacos y unas 40.000 cajas de 140 medicamentos diferentes, tanto de administración oral como de inyectable.

Entre estos medicamentos se encontraban: comprimidos y cápsulas: 1.330.000 unidades en un total de 58 presentaciones diferentes; anabolizantes y otros: 300.000 ml en 63 presentaciones diferentes; y hormona de crecimiento: unas 31.000 dosis, con 10 presentaciones diferentes.

Los siete detenidos pasaron a disposición judicial, decretándose su libertad con cargos. La investigación continúa abierta y no se descarta que se produzcan nuevas detenciones.

AUMENTO EN EL COMERCIO DE SUSTANCIAS DOPANTES

En los últimos 20 años el comercio de sustancias dopantes ha aumentado de forma significativa a nivel mundial. Este comercio es descentralizado y muy flexible, lo que hace que prácticamente cualquier persona pueda hacerse con este tipo de sustancias. Quién lo desee puede hacer pedidos a través de Internet o viajar a países productores y comprar sustancias a fabricantes legales.

Los consumidores finales de este tipo de medicamentos son habitualmente personas que practican culturismo y los apasionados del gimnasio.

Los atletas recurren al consumo de sustancias anabólico-androgénicas y/o esteroides para mejorar su resistencia y rendimiento, logrando reducir su grasa corporal y, al mismo tiempo, estimular el crecimiento muscular. Sin embargo, el consumo de este tipo de productos lleva asociado un gran riesgo de dañar la salud.

La toma de sustancias dopantes incrementa el riesgo de sufrir arterioesclerosis y ataques cardíacos. Además dañan el hígado, los riñones y el sistema reproductor, además de aumentar el riesgo de padecer cáncer.

VENTA EN GIMNASIOS

Actualmente existe la tendencia de que mayoristas se encarguen de importar grandes cantidades de esteroides para abastecer al mercado ilegal. Atletas no profesionales, fisioculturistas y ciclistas, entre otros, también compran pequeños paquetes para llevarlos a gimnasios, siendo cada vez más los establecimientos de este tipo que facilitan estas sustancias a sus clientes.

Además, cada vez se hace un mayor uso de las redes sociales para la publicidad, promoción y venta de este tipo de productos anabólicos; y existe un mayor crecimiento de farmacias online no autorizadas, en las cuales se pueden adquirir estas sustancias.

Comentarios