acatamientos Constitucion
Meritxell Batet. Foto: Congreso de los Diputados

El acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos hará posible que, por primera vez, la presidencia y la vicepresidencia primera del Congreso estén en manos de mujeres. La socialista Meritxell Batet se convertirá así en la tercera autoridad del Estado. Podemos consigue, con la vicepresidencia del Congreso para Gloria Elizo, alcanzar el puesto institucional de poder más alto conseguido hasta ahora.

A dos días del comienzo de la XIII legislatura de España, cada vez son más los detalles que se van conociendo de ella. Tras el acuerdo alcanzado entre PSOE y Unidas Podemos, la Mesa del Congreso estará integrada en su mayoría por cargos progresistas (5 de 9, pertenecerán al PSOE y UP; el resto a Ciudadanos y Partido Popular).

Todo apunta a que, a Ana Pastor, elegida presidenta del Congreso durante el mandato de Mariano Rajoy, le sucederá Meritxell Batet, el ‘as’ en la manga de Pedro Sánchez ante el veto de los independentistas a Miquel Iceta como senador autonómico. Y al exvicepresidente primero, José Ignacio Prendes (PP), le sustituirá Gloria Elizo, la cara institucional de Podemos. Ambas conformarán la presidencia de la Cámara Baja más femenina de toda la historia de la democracia española.

La más femenina y la más progresista, puesto que los antecedentes de presidentas del Congreso siempre han pertenecido al PP. La primera de ellas —también la primera en toda la trayectoria democrática de la nación— fue Luisa Fernanda Rudi; la segunda y última, Ana Pastor. Luisa Fernanda Rudi profesaba una línea bastante conservadora, hasta el punto de declarar que el aborto “no es un derecho de la mujer” (en 2014, durante su presidencia en Aragón). Pastor, en cambio, a pesar de la línea ideológica del Partido Popular, se mantuvo siempre al margen de polémicas y opiniones subidas de tono, ganándose el respeto de la totalidad de los diputados.

MERITXELL BATET: SANGRE JOVEN EN LA PRESIDENCIA DEL CONGRESO

De entre las dos presidencias hasta ahora cobradas, la de Fernanda Rudi y Pastor (50 y 59 años cuando tomaron el cargo), Meritxell Batet será la más joven de todas en ocupar la silla presidencial: nacida en 1973, el pasado 19 de marzo sopló 46 velas.

Criada en una familia humilde, Batet vivió la primera fase de su vida de forma bastante convulsa. Cuando sólo contaba con 17 años en su haber, la desahuciaron junto a su madre, que entonces se encontraba sin empleo y con toda la hipoteca por abonar. No le quedó otra que ‘buscarse un curro’ para contribuir en la economía doméstica: se empleó como camarera en varios bares de Barcelona, llegando a trabajar cinco días por semana. Muchas veces, el sueldo que cosechaba era el único que entraba por la puerta. De ahí que la subsistencia en su carrera de Derecho dependiese de las becas cedidas por el Estado, de las que siempre gozó.

Al margen de su vida personal, en la que destacó el matrimonio por unos años con el político del PP José María Lassalle, políticamente Meritxell Batet ha sido habitualmente bastante reivindicativa en las filas del Partido Socialista Catalán. Afiliada desde 2008, la joven diputada rompió en 2013 la disciplina del voto al favorecer el referéndum catalán presentado por CiU en comunión con La Izquierda Plural.

Su rebeldía le costó, junto a otros doce diputados más, una multa tasada en 600 euros, la máxima permitida en el seno del PSOE. Fiel a sus convicciones, revalidó multa en 2016 al votar ‘no’ en la investidura de Mariano Rajoy; la orden desde el seno del partido del puño y la rosa era abstenerse, lo que le costó otro castigo económico más.

Quizás por su firmeza, y por erigirse en la pasada moción de censura como experta en Cataluña, Pedro Sánchez la haya propuesto para ser la presidenta de la Mesa de Gobierno y como la dosis de ‘ibuprofeno’ que Borrell recomendaba aplicar en el escabroso diálogo con los independentistas.

PSOE

Podemos decide por “unanimidad” pactar con el PSOE

Podemos tiene claro que quiere formar parte del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez. Así lo han decidido en su Consejo Ciudadano Estatal (CCE), el mayor órgano de decisión entre asambleas. La decisión parece sensata y acorde a lo mencionado en la campaña electoral, donde Iglesias insistió una y otra ve...

Como segunda de Batet en la dirigencia interna del Congreso Unidas Podemos ha propuesto a Gloria Elizo, con experiencia en este puesto al ser en la última legislatura vicepresidenta cuarta.

Letrada especializada en derecho penal y civil, Elizo representa en Podemos el brazo más institucional y preparado. Tanto es así, que ha acaparado la mayoría de los pleitos en los que se ha visto envuelto la formación morada: desde los de Eduardo Inda (por acusar a Iglesias de colaborar con ETA y a Podemos por recibir financiación ilegal de Venezuela), hasta las dirigidas contra la persona del excomisario Villarejo. Al mismo, todo sea dicho, que le ha dedicado varios artículos en medios como  20minutos.

EL CARGO INSTITUCIONAL MÁS ALTO DE PODEMOS

Con este cargo, Unidas Podemos logra el puesto institucional más alto alcanzado hasta ahora por esta formación. Ante la ausencia de la presidenta, Gloria Elizo tendrá la oportunidad de dirigir las sesiones y moderar los debates. Junto a ella estará la mano derecha de Colau en el Ayuntamiento de Barcelona, Gerardo Pisarello, que se adueñará de la secretaría primera de la Cámara Baja.

Sin duda alguna, un éxito abultado para el número de diputados (35) que ha cosechado el equipo de Pablo Iglesias en los comicios del 28A, muy por debajo de los 67 que obtuvo en la pasada legislatura. Desde luego, una negociación bastante exitosa y satisfactoria para Iglesias, que manifiesta su sintonía con Pedro Sánchez y su formación.

Comentarios